Volatilidad en oleaginosas firmeza en los cereales

La soja bajó tanto el viernes como el lunes y cotizó al comienzo de la semana sobre US$ 620 por tonelada, luego de haber alcanzado US$ 650. La semana pasada había terminado con saldo positivo, de 618 a 630,5 y de 611,9 a 620,2 dólares por tonelada. Pero a lo largo del lunes fue mejorando su cotización. También aquí entre las restricciones de la oferta y los temores por el Covid en China se moverá el mercado. Al cierre del lunes la referencia quedó apenas debajo de US$ 630.

Un factor muy importante es el nuevo avance del neo proteccionismo de los exportadores y  los movimientos de Indonesia, exportador principal de aceites que primero anuncio la prohibición total hasta nuevo aviso de las ventas, lo que luego relativizó referido a la oleína pero no al aceite crudo. Igual es una restricción relevante que llevó a que subiera la colza  y el girasol. La colza llegó a US$ 800 al productor uruguayo y el girasol obtuvo por primera vez un precio superior a la soja, que tiene menos proporción de aceite.

Ese movimiento inicialmente explosivo para los precios del aceite de soja fue la respuesta del mercado al anuncio del gobierno de Indonesia, de prohibir desde el 28 del presente mes las exportaciones de aceite de palma para intentar contener así el alza del valor del aceite comestible en el mercado interno. Con una previsión de ventas externas de 28 millones de toneladas, según datos del USDA, Indonesia es el principal proveedor mundial de aceite de palma. Esa decisión de fuerte impacto sobre el mercado de los aceites vegetales se sumó a la situación que persiste en la zona del Mar Negro, con la continuidad de la guerra entre Rusia y Ucrania, que genera interrogantes sobre la oferta de aceite de girasol 2022/2023 desde esa región.

En lo que refiere a soja, hay resultados mejores a los esperados para el grano de Argentina. La Bolsa de Cereales de Rosario subió el jueves de 40 a 41,20 millones de toneladas su previsión sobre la actual cosecha de soja en la Argentina. La soja de primera sorprende con rindes que son propios de años buenos o muy buenos en zonas que fueron afectadas.

El dato de  las exportaciones semanales de los Estados Unidos fue flojo entre el 8 al 14 de abril, se exportaron 460.200 toneladas, por debajo de las 548.900 toneladas del trabajo anterior, en el mínimo del rango previsto por los privados, de entre 300.000 y 1.000.000 de toneladas. Se puede afirmar la perspectiva para el año próximo. Los negocios 2022/2023 fueron reportados en 1.240.000 toneladas, por encima de las 458.000 toneladas de la semana anterior y del rango calculado por el mercado, de entre 200.000 y 950.000 toneladas. China fue el principal destino, tanto de las ventas viejas como de las correspondientes a la nueva campaña. Las exportaciones también fueron flojas para el trigo y muy fuertes para el maíz.

El avance de la siembra de soja esta semana paso del 1% al 3% todavía por debajo del promedio de los cinco años.

 

Maíz muy firme, trigo se deteriora en EEUU

La semana pasada el maíz estadounidense cerró con leve saldo positivo lo que era importante  por tratarse de la tercera semana consecutiva en Chicago, hoy siguió subiendo, la siembra sigue retrasada. En efecto, las posiciones mayo y julio del cereal sumaron un 0,35 y un 0,67%, al pasar de 311 y 312. El piso de US$ 300 sigue siendo un factor de firmeza para carne y lácteos.  El maíz logró cerrar el lunes en positivo luego de un envión en el final de la tarde y es muy probable que siga subiendo el martes, tal vez rumbo a una nueva semana positiva. El martes empieza con el maíz muy cerca de sus máximos históricos en US$ 317 por tonelada para entrega en mayo.

El maíz muy cerca de sus récords históricos

Mientras que el trigo que bajó la semana pasada tras dos semanas con importantes subas, también se afirmó sobre el cierre del lunes. En Chicago las posiciones mayo y julio perdieron la semana un 2,83 y un 2,65%, al pasar de 402,9 a 391,5 y de 405,83 a 395,1 dólares por tonelada. En Kansas, las quitas fueron menores, dado que estos contratos resignaron un 0,97 y un 0,67%, tras variar de 424,02 a 419,89 y de 425,22 a 422,37 dólares por tonelada. Este lunes no recuperaron los US$ 400 pero se mantendrán muy cerca o lo volverán a superar por el cada vez peor estado de los trigos  en Kansas.

Mientras, la situación en el Mar Negro parece irse adaptando a la guerra.

La consultora rusa SovEcon subió de 86,50 a 87,40 millones de toneladas su previsión sobre la cosecha 2022/2023 de trigo en Rusia, contra los 76 millones del ciclo 2021/2022, en tanto que las exportaciones de la nueva campaña las proyectó en 41 millones de toneladas, muy por encima de los 33,90 millones calculados para el ciclo actual. Pero nuevamente las barreras a la exportación suben. SovEcon espera que el Kremlin vuelva a establecer cuotas de exportación en la segunda mitad de 2022/2023, pero considera que su volumen estará cerca del potencial de exportación. Al respecto, durante la semana el gobierno de Rusia volvió a elevar el nivel semanal del arancel flotante que restringe las ventas externas de trigo, esta vez, de 110,70 a 119,10 dólares por tonelada.

Fue muy malo el dato de exportaciones semanales de EEUU pero también el del estado de los cultivos,  el trigo en buen estado cayó a 27% desde el 30% de la semana anterior.

 

Noticias relacionadas

Faena de ganado de corral alcanzaría las 500.000 cabezas en 2021

Cecilia Ferreira

Continuó el rally del arroz en Rio Grande que subió 31,5% en agosto a pesar de versiones sobre quita del arancel

Ricardo Sosa

Australia crecerá en cultivos de invierno a pesar de la plaga de ratas

Eduardo Blasina