Uruguay se compromete a bajar el metano, un paso importante de diferenciación

Por Eduardo Blasina

Son tiempos difíciles para el sector ganadero con precios bajos e incluso referencias difusas. Una de las consecuencias de la concentración de la industria parece ser el riesgo de eludir la intermediación y así los consignatarios han quitado por una semana las referencias habituales para establecer un rango amplísimo de cotizaciones.

Los promedios de INAC al no distinguir entre animales terminados a pasto y a grano también son complejas para tomar como indicador.

Con precios bajos y difusos es difícil hablar de buenas noticias. Y para muchos será discutible que el compromiso de bajar las emisiones de metano pueda considerarse una buena noticia. Pero quienes creemos que posicionar a la carne es clave, el anuncio de la conclusión de las negociaciones con el Banco Mundial por las cuales bajar las emisiones de metano tiene un premio claro, es de fundamental importancia. Más allá de que puede argumentarse que Uruguay no contribuye al aumento de las emisiones, es claro que eso no basta. Hay que contribuir a la baja de las emisiones.

Esta innovación financiera suma una cualidad más diferencial de la carne uruguaya, que dicho sea de paso, sigue siendo exportada a más de US$ 4.000 por tonelada. Atrás vendrá la tarea de convertir eso en valor.  El gran desafío es seguir haciendo subir ese precio de exportación y que se traslade a los productores. Pero esa es otra historia. El camino de Uruguay a posicionarse como la mejor carne del mundo, está un paso más cerca.

Noticias relacionadas

Exportaciones estables en volumen en julio con caída en el precio

Cecilia Pattarino

INAC apuesta a la generación Z en China para promover la carne uruguaya

Cecilia Ferreira

La soja rebota con fuerza y el trigo perfora los US$ 200 en Chicago

Javier Lyonnet