11 C
Montevideo
septiembre 30, 2023

Suiza quiere reducir a un tercio el consumo de carne como parte de su estrategia climática

El gobierno suizo lanzó el martes su nueva estrategia climática para la agricultura, cuyo objetivo es hacer más sostenible el sistema alimentario y reforzar la seguridad alimentaria hasta 2050. Afecta a toda la cadena, desde los agricultores hasta los consumidores, pasando por los sectores procesadores.

El objetivo de la Estrategia Climática para la Agricultura y la Alimentación 2050 es doble: reducir las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de la agricultura y ayudar a la agricultura a adaptarse al cambio climático, afirmó el martes la Oficina Federal de Agricultura (FOAG) en un comunicado de prensa.

En concreto, según las directrices elaboradas por la FOAG en colaboración con la Oficina Federal de Seguridad Alimentaria y Asuntos Veterinarios (FOSV) y la Oficina Federal de Medio Ambiente (FOEN), la agricultura suiza debe producir de forma «adaptada a el clima y las condiciones locales». Uno de los objetivos es alcanzar una tasa de autosuficiencia de al menos el 50% para 2050.

Además, los gases de efecto invernadero emitidos para producir alimentos deben reducirse en dos tercios per cápita para 2020. Las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de la producción agrícola nacional deben reducirse en al menos un 40% en comparación con los niveles de 1990.

Menos carne

Una serie de medidas deberían ayudar a alcanzar estos objetivos. Estos incluyen reducir el desperdicio de alimentos a lo largo de la cadena de suministro, gestionar el agua con moderación y reducir el consumo energético del sector mediante el uso de energías renovables. En lo que respecta a los consumidores, la clave es crear conciencia.

Es necesario un cambio de comportamiento, destacó a los medios Michael Beer, del FOSV, especialmente en lo que respecta al consumo de carne. «Desde el punto de vista de la salud, dos o tres porciones de carne a la semana es el máximo. Comemos tres veces más», afirma Beer.

Un efecto «sobreestimado»

Aunque la Unión de Agricultores Suizos considera «muy positivo» que la estrategia aborde la adaptación de la agricultura al calentamiento global, considera que limitar la producción ganadera y el consumo de carne es «problemático». En su opinión, se sobreestima el efecto que una medida de este tipo tendría sobre el clima. Es más, la realidad del mercado es que la gente exige carne de Suiza.

La Unión también critica que la estrategia no vaya acompañada de los recursos financieros necesarios para alcanzar los objetivos fijados. En su opinión, los recursos actuales son insuficientes para aplicar las medidas previstas.

La organización coordinadora de la agricultura biológica, Bio Suisse, acoge con satisfacción la nueva estrategia, que permitirá «desarrollos significativos» de los que se beneficiará la agricultura biológica. Sin embargo, lamenta el retraso en su lanzamiento. Es lamentable que el Parlamento se haya negado sistemáticamente a debatir la política agrícola 2022-2030, criticó.

Los aditivos en la alimentación de las vacas podrían reducir las emisiones de metano y fomentar una agricultura más sostenible. Pero hay dudas sobre los efectos en los animales.

La Alianza Agraria, que reúne a 18 organizaciones de consumidores, medioambientales y de protección de los animales, también celebró la nueva estrategia, en particular la estrecha colaboración entre la FOAG, la OSAV y la FOEN.

La nueva estrategia, dirigida principalmente a la administración y a los políticos, se utilizará para el desarrollo a corto y medio plazo de políticas relacionadas con el sistema alimentario, según la FOAG. Forma parte del marco establecido por la Estrategia de Desarrollo Sostenible 2030 del Consejo Federal y reemplaza la estrategia agrícola de la FOAG de 2011.

Fuente: RTS/Keystone en Swissinfo

Noticias relacionadas

“La relación flaco/gordo sigue siendo óptima”

Javier Lyonnet

El USDA invertirá para impulsar mercados agropecuarios más competitivos y justos

Rafael Chans

EEUU dice que tiene una ‘promisoria’ vacuna contra la peste porcina africana

Cecilia Ferreira