Lanas: «es importante que la tendencia de precios cerró el año al alza»

El mercado lanero se encuentra en receso en Australia y la operativa local también se resiente hasta entrado enero. En las últimas cuatro semanas de actividad el indicador australiano remontó y cerró en US$ 8,14 por kilo base limpia, el máximo para la primera mitad de la zafra 2023/24.

“Es importante que la tendencia cerró al alza”, señaló Santiago Onandi, principal del departamento lanero de Zambrano y Cía.

“En cuanto abra el mercado, si se mantienen estos valores, deberían venir mejores negocios al menos por las lanas finas, de 21 micras y más finas”, consideró.

Las otras lanas “han acompañado, con algunas oportunidades” en un semestre con precios deprimidos en el que el Indicador de Mercados del Este (IME) rozó los US$ 7, y la oferta nunca terminó de asumir esa baja.

Se hicieron negocios con mucha cautela y selectividad, con una demanda que fue de menos a más, afectada por la debilidad económica de China y con una Europa quieta que recuperó tracción en el último tercio de la zafra.

“Si se mantiene la tendencia tendría que trasladarse a mejores valores”, insistió Onandi. En los últimos negocios locales reportados por el Secretariado Uruguay de la Lana (SUL) y la asociación de consignatarios y rematadores laneros los promedios estuvieron en los US$ 7 por kilo base sucia para lanas Merino en el entorno de 17 micras, US$ 5 por kilo para las 19 y 20 micras, US$ 3 para lanas de 23 micras y para las Corriedale de 28 micras hasta US$ 1 por fardos acondicionados y entre US$ 0,50 y US$ 0,60 sin acondicionar.

En el segmento más grueso las lanas acondicionadas tienen más mercados pero a esos valores los costos no lo justifican.

La situación económica da algunas señales de menor inestabilidad, con procesos inflacionarios más controlados, cierta reactivación del consumo en China y un tope en la subida de tasas en EEUU que ha frenado al dólar y fortalecido a la moneda australiana.

Ricardo Stewart, consignatario del escritorio Romualdo & Cía, indicó que el último año hubo mercado en enero y febrero para luego caer en marzo.

“Ojalá en 2024 vaya fortaleciéndose y siga subiendo con más estabilidad; estamos en un piso, es necesario que se mueva hacia arriba y se coloquen lanas finuras hoy con poca demanda como 24 o 26 micras”, dijo Stewart.

El operador anticipa un año bueno para el vacuno y difícil para el lanar, con un nivel de lluvias en los campos que los ovinos ya están sintiendo.

Noticias relacionadas

¿Qué proyecta el USDA para los principales destinos de los lácteos de Uruguay?

Cecilia Ferreira

Poca oferta y dificultades en las cargas impulsan repunte para el ganado gordo

Cecilia Ferreira

MGAP evalúa prohibir definitivamente estradiol o segregar ganado con destino a Europa

Cecilia Ferreira