Sustitutos de la carne ganan lugar en China

Foto: The Guardian

Las preocupaciones sobre las emisiones de carbono y las crisis alimentarias están impulsando un alejamiento del consumo de carne como símbolo de riqueza en China, el principal consumidor de carne del mundo.

Según una publicación de The Guardian titulada “El apetito de China por la carne se desvanece a medida que se afianza la revolución vegana”, en los últimos años los sustitutos e la carne a base de plantas se están ganando un lugar entre una nueva generación de consumidores cada vez más alarmados por crisis alimentarias como el coronavirus y la peste porcina africana.

A pesar de esto China todavía consume el 28% de la carne del mundo, incluida la mitad de toda la carne de cerdo, y cuenta con un mercado de carne valorado en $86.000 millones.

Las ciudades más cosmopolitas de China ahora albergan grupos de redes sociales, sitios web y comunidades dedicadas a estilos de vida sin carne. VegeRadar, por ejemplo, ha compilado mapas completos de restaurantes vegetarianos y veganos en toda China. Según un informe del Good Food Institute, el mercado de carne de origen vegetal de China se estimó en US$ 937 millones en 2018 y se prevé que crezca entre un 20 y un 25% anual.

El consumo de carne se ha relacionado estrechamente con la creciente riqueza de China. En la década de 1960, se consumían 5 kg de carne al año, se disparó a 20 kg en el momento de la «reforma y apertura» del ex líder Deng Xiaoping a fines de la década de 1970, y a 48 kg en 2015. Pero en 2016, como parte de su compromiso de reducir las emisiones de carbono, el gobierno chino esbozó un plan para reducir la ingesta de carne del país en un 50%.

Algunas de las mayores cadenas internacionales que operan en China se han apresurado a apostar por el crecimiento de carnes alternativas. KFC ahora vende nuggets de pollo veganos, Burger King ofrece un Impossible Whopper y Starbucks ofrece pastas, ensaladas y wraps de Beyond Meat.

Pero las empresas nacionales también se están instalando, apostando a que el respaldo estatal llegará pronto, sobre todo porque el gobierno puede ver las proteínas alternativas como una forma de permitir que los ciudadanos continúen teniendo el «lujo» de la carne y, al mismo tiempo, avancen hacia sus objetivos de reducción de carbono. Ese optimismo ha llevado a que varios competidores chinos ingresen al mercado junto con potencias internacionales como Cargill, Unilever y Nestlé, así como Impossible Foods y Beyond Meat.

El fundador de OmniFoods, David Yeung, espera que la apertura de una fábrica con sede en China el próximo año ayude a reducir el precio de sus productos. Las proteínas de origen vegetal cuestan actualmente mucho más que sus equivalentes de carne, una barrera importante cuando se trata de lograr que los compradores notoriamente ahorrativos de China hagan el cambio.

Otros actores de China incluyen Zhenmeat, que fabrica carne vacuna, cerdo y cangrejos de río a base de plantas, y Starfield, cuya alternativa de carne picada a base de algas marinas se ha convertido en platos en algunas de las principales cadenas de restaurantes de China.

Fuente: The Guardian

Noticias relacionadas

Exportaciones de carne argentinas caerán en 2020, según USDA

Cecilia Ferreira

¿Puede seguir subiendo el ganado gordo?

Cecilia Ferreira

Misión de Egipto audita 23 plantas de faena para habilitar exportación

Cecilia Ferreira