Sanidad en la industria frigorífica, una discusión global

Por Eduardo Blasina

Como uruguayos que queremos amortiguar el cimbronazo del Coronavirus queremos ver que el país no se detenga, que combinemos exitosamente seguridad con abastecimiento a las cadenas de alimentos y por eso nos causa mucha pena una paralización de la industria en un momento crucial para el sector ganadero y para la propia industria.

Pero justo es reconocerr que la discusión es global. Hoy mismo un informe de Bloomberg lo relata.

Entendemos que viene bien observar las discusiones que se dan en toda América.

Mientras en Uruguay el debate sobre el paro de la industria frigorífica está a pleno, Bloomberg ve la amenaza de que los suministros globales de carne se interrumpan por el virus. Un informe de Bloomberg indicó este martes que ‘un número cada vez mayor de trabajadores que son cruciales para suministrar carne al mundo exigen que sus compañías hagan más para mantenerlos a salvo del coronavirus.’

Bloomberg indica que eso está aumentando el espectro de protestas masivas que podrían amenazar los suministros mundiales de carne al igual que las cadenas de suministro se desmoronan y las tiendas de comestibles luchan por mantener los alimentos en sus estantes.

El equilibrio clave: cómo mantener al mundo alimentado mientras se protege a los empleados. Los mataderos y las plantas de procesamiento están desinfectando más sus operaciones, escalonando las pausas para el almuerzo y controlando las temperaturas de las personas, pero los sindicatos dicen que todavía se están quedando cortos.

‘Tienen miedo de tomar la decisión de que ustedes deben estar a seis pies de distancia porque la producción se va a caer’, dijo Paula Schelling, presidenta interina del consejo nacional conjunto de inspectores locales de alimentos para la Federación Estadounidense de Empleados del Gobierno.

El primer caso de un trabajador en un importante productor de carne de EE. UU. Que dio positivo por el virus se informó la semana pasada en el gigante avícola Sanderson Farms Inc. Desde entonces, han surgido infecciones en todas partes, desde las plantas de JBS SA en Iowa hasta Harmony Beef en Alberta.

Si bien las fábricas dispersas han cerrado temporalmente o recortado la producción, en general las empresas mantienen las plantas en funcionamiento cuando los trabajadores se enferman. En lugar de cerrar plantas enteras, se han centrado en identificar áreas donde las personas infectadas han tenido contacto directo.

En Brasil, un juez laboral otorgó una petición a mediados de marzo a los trabajadores en dos instalaciones de JBS en el estado de Santa Catarina, un centro de producción de pollos, para detener o reducir las operaciones debido a preocupaciones de seguridad. Al día siguiente, JBS ganó la decisión de revocar el fallo porque el procesamiento de alimentos se considera esencial.

Los trabajadores todavía se sienten inseguros, dijo Celso Elias, director del sindicato, en una entrevista telefónica.

JBS citó sus estrictas medidas para garantizar la salud y la seguridad de los empleados, incluidos los pasos para reducir el hacinamiento. ‘La compañía demostró a la corte federal a través de documentos, fotos, videos y elementos adjuntos a la demanda, que está adoptando todas las recomendaciones’ de la Organización Mundial de la Salud y el Ministerio de Salud, dijo JBS en un comunicado.

En EE. UU., el distanciamiento social no es posible en las instalaciones de procesamiento donde los trabajadores están lado a lado, y el Departamento de Agricultura no está equipando a sus inspectores de seguridad del consumidor o de alimentos con máscaras protectoras o desinfectante para las manos, dijo Schelling de la Federación Estadounidense de trabajadores gubernamentales.

Docenas de inspectores que corren un alto riesgo de complicaciones por coronavirus debido a problemas de salud están en licencia de seguridad, y un inspector de seguridad del consumidor murió de coronavirus en la ciudad de Nueva York, dijo.

Si bien los inspectores de seguridad alimentaria siguen la orientación de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, ‘hay momentos en que el diseño físico de las plantas en las que trabajan hacen que el distanciamiento social sea un desafío’, dijo el USDA en un comunicado. ‘A diferencia de los médicos y las enfermeras en los hospitales, no hay datos que sugieran que los establecimientos de sacrificio tienen un mayor riesgo de exposición’.

Los inspectores pueden usar sus propias máscaras faciales para las plantas si así lo desean, dijo la agencia.

La Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos, la organización latina más grande de derechos civiles en los Estados Unidos, dijo que los trabajadores están expuestos ‘con pocos recursos’. El grupo está pidiendo al Departamento de Trabajo que brinde pautas claras sobre equipos de seguridad adecuados, días de enfermedad pagados y controles de salud regulares para los trabajadores.

Piscina de socorro

Un sindicato canadiense que representa a los trabajadores de procesamiento ha pedido a los empleadores que aumenten el espacio entre el área de trabajo de cada empleado, incluso si la velocidad de la línea disminuye.

‘Hacemos un llamado a todos estos empleadores para que se miren en el espejo y digan que pase lo que pase, hicimos todo lo posible para mantener la comida en la mesa y que todos estuvieran seguros’, dijo Thomas Hesse, presidente de United Food & Commercial Workers Union Local 401, el sindicato más grande del sector privado en el oeste de Canadá con 32,000 miembros en Alberta, principalmente en procesamiento de alimentos y venta minorista.

Así como los hospitales se han acercado al personal con experiencia previa en cuidados críticos, algunas compañías están trabajando para crear un grupo de trabajadores de ayuda para mantener las plantas en funcionamiento.

El gigante de pollos BRF SA en Sao Paulo está contratando a más de 2.000 personas en Brasil y otros países para reemplazar a aquellos que pueden no poder trabajar debido a la pandemia, dijo el presidente ejecutivo Lorival Luz.

La Agencia Canadiense de Inspección de Alimentos planea reasignar al personal interno y utilizar medidas de emergencia, incluido el contacto con los jubilados recientes, para abordar la posible escasez de inspectores relacionada con el ausentismo.

JBS USA está pagando una bonificación por retener al personal mientras contrata a más personas para asegurarse de que podrá operar plantas si aumenta el absentismo.

‘Existe un riesgo, pero tenemos que equilibrarlo ya que tenemos la responsabilidad de continuar produciendo alimentos’, dijo Andre Nogueira, quien dirige las operaciones de Estados Unidos, en una conferencia telefónica la semana pasada. ‘No podemos parar. De lo contrario será un gran, gran problema para toda la nación’.

La nota original puede verse en:

‘.https://www.bloomberg.com/news/articles/2020-04-01/under-siege-from-virus-meat-workers-want-more-safety-measures?srnd=premium

Noticias relacionadas

La esperanza en el ternero está intacta

Eduardo Blasina

Lanzan campaña para poner impuestos a carne y leche por efecto en cambio climático

Eduardo Blasina

La nueva normalidad ganadera

Eduardo Blasina