La soja se afirma y ganó US$ 20 por tonelada en una semana

La cotización de la tonelada de soja repuntó US$ 20 en los primeros días de noviembre. Este lunes cerró a US$ 513 en Chicago y en Uruguay alcanza los US$ 460 con la atención del mercado pendiente del clima en Brasil y las perspectivas de una reducción en la producción proyectada de soja y también de maíz.

La siembra de soja alcanzó el 51%, el ritmo más lento en tres años y seis puntos por debajo del 57% del año pasado en la misma fecha. Persiste el déficit hídrico en el centro y norte de la zona agrícola y el exceso de lluvias en el sur que afecta también al trigo.

En Uruguay el desafío es encontrar huecos para el normal desarrollo de la potencialmente muy buena cosecha de cultivos de invierno, con chacras de colza que están arrojando hasta 2.300 kilos por hectárea en las primeras trillas. La colza también tuvo un repunte y la referencia local está arriba de los US$ 400 por tonelada.

Las compras de soja de China que parecen fortalecerse en EEUU sostienen la presión alcista.

Hasta ahora la toma de posición en precios de soja de los productores locales está en un nivel bajo, por la incertidumbre de la cosecha y de los precios, señaló Pablo Engelhardt, director de Nuevo Surco, en Tiempo de Cambio de Radio Rural. La producción proyectada de Brasil es el factor que más influye en las oportunidades comerciales. La siembra de soja comenzó en Paysandú, dijo Engelhardt, con costos de fertilizantes y agroquímicos más bajos que en la campaña anterior. Se espera un área de soja de 1,2 millones de hectáreas en la presente zafra.

El trigo diciembre en Chicago avanzó hasta los US$ 211 por tonelada y en Uruguay se ofrecen US$ 218. Según Davy Dufour, director de Dufour Commodities, el precio del trigo tiene fundamentos para ser “más generoso” y “los mejores precios se estarían dando antes de comenzar la cosecha o los primeros días de cosecha” con Brasil como candidato a ser el principal destino de exportación.

El precio en Uruguay por ahora “no seduce al productor” aunque la calidad debe ser analizada “hasta último momento porque muchas veces es difícil vender con mucha anticipación y luego no tener la calidad necesaria para cumplir los contratos”.

El recorte en las estimaciones de cosecha de Argentina debido al clima adverso brindó soporte adicional en los últimos días, así como el fortalecimiento del euro frente al dólar que da sostén a la competitividad de las exportaciones de EEUU en contraste con las de la Unión Europea.

En Argentina la Bolsa de Cereales de Buenos Aires redujo su proyección de la campaña en 800 mil toneladas, de 16,2 a 15,4 millones de toneladas, y no descartó “futuros ajustes en las próximas semanas”.

Con el 9,3% de la cosecha de trigo completada y rendimientos que según las zonas varían de 2.500 a 1.100 kilos por hectárea se confirma que el aporte de las últimas lluvias “no logró compensar los daños producidos por las heladas y por la sequía que atravesó el ciclo del cultivo durante los meses de invierno”.

Según la Bolsa de Comercio de Rosario solo el 30% de las chacras en la principal zona agrícola argentina superarán los 3.000 kilos por hectárea, el rendimiento margen para generar márgenes positivos.

Noticias relacionadas

Se afirma la tónica alcista en el mercado de ganado gordo

Javier Lyonnet

Cae la morosidad en la industria frigorífica

Cecilia Ferreira

Una gran lluvia llegando y el Niño sigue

Eduardo Blasina