La soja quebró la racha bajista en un mercado flojo y con la mirada en Sudamérica

Los cultivos de invierno entran en el último tramo previo a la cosecha con gran potencial, especialmente el trigo. Las condiciones han sido mejores que las del año pasado, con el rango de amplitud térmica necesario –noches frías, días templados-, las lluvias justas y muy buena luminosidad en las últimas semanas.

Según Davy Dufour, director de Dufour Commodities, “dependerá del clima de aquí a cosecha, pero podemos llegar a tener una cosecha de muy buena productividad con los problemas logísticos que ello ocasiona por lo cual hay que trabajar en ello para tener todas las alternativas posibles”.

En cuanto a los cultivos de verano, apuntó que “se ve más maíz de primera sembrado que otros años y expectativas de crecimiento en maíz de segunda”.

La soja mantuvo la senda de recuperación este lunes en el mercado de Chicago, al tiempo que el maíz y el trigo ajustaron levemente a la baja. La soja julio 2024 ganó US$ 2 y cerró a US$ 491 por tonelada, mientras que el trigo diciembre cotizó a US$ 212, un dólar menos que el viernes, y el maíz posición marzo 2024 retrocedió de US$ 200 a US$ 198,8 por tonelada.

Las referencias en el mercado local: trigo US$ 219, cebada industria US$ 214, soja de US$ 430 a US$ 435 por tonelada y colza en el eje de US$ 390.

La semana pasada la soja quebró una racha de seis semanas seguidas a la baja. El impulso a las cotizaciones llegó con el recorte de la estimación de la cosecha estadounidense que hizo el Departamento de Agricultura de EEUU (USDA) el jueves.

Ante el acelerado avance de cosecha en EEUU -que llegó al 62% del área esta semana frente al 43% de la semana anterior y por delante del promedio de 52% de los últimos cinco años- la atención de los mercados está puesta ahora en Sudamérica.

Pese a cierto retraso en la siembra de soja en el centro de Brasil, un factor que podría ser levemente alcista, la Compañía Nacional de Abastecimiento (Conab) estimó en la última semana que la superficie sembrada rondaría los 45,18 millones de hectáreas, 1,1 millones más que en la zafra pasada. Con un rendimiento mayor al de 2022/2023, la campaña de soja en Brasil arrojaría 162 millones de toneladas, un incremento interanual cercano al 5%, que de concretarse sería un nuevo récord.

En Argentina, por su parte, las condiciones desfavorables para la siembra de maíz temprano se empiezan a concretar en una mayor área de soja.

La Bolsa de Comercio de Rosario elevó de 17 a 17,40 millones de hectáreas su previsión para la campaña 2023/2024. “Con un área un 8,75% mayor, y con la expectativa de un escenario climático normal, la Argentina podría producir aproximadamente 50 millones de toneladas de soja, contra los 20 millones precedentes, es decir, se lograrían dos cosechas y media más que en el malogrado ciclo 2022/2023″, dijo la BCR.

En su reporte mensual de estimaciones agrícolas el USDA mantuvo sin cambios su proyección sobre la cosecha argentina de soja en 48 millones de toneladas.

El trigo en Argentina recibió un nuevo golpe por las heladas que afectaron a buena parte de la zona con más densidad agrícola en la madrugada del viernes 13. Se reduce la expectativa de rendimiento, lo que se verá reflejada en los informes de la próxima semana.

En la última semana la estimación de producción se redujo a 14,3 millones de toneladas, 700 mil toneladas menos que la semana anterior y 1,2 millones de toneladas menos que al principio de la campaña. Además de los volúmenes está en juego la calidad del grano.

La condición regular a mala para el trigo se amplió al 42,5% del área, y el 50,1% se encuentra sobre una condición hídrica Regular/Seca indicó la Bolsa de Cereales de Buenos Aires en la última semana.

Noticias relacionadas

Sube por primera vez en un año el índice de precios de alimentos de FAO

Javier Lyonnet

Máximo histórico para el Novillo Tipo, con valor récord de la hacienda

Cecilia Ferreira

Caen 20% las existencias de carne vacuna en EEUU respecto a 2022

Javier Lyonnet