En Argentina, aparecen grietas en el gremialismo rural ante la exigencia de una producción “libre de deforestación”

La exigencia Europa de que sus países proveedores produzcan alimentos provenientes de campos “libres de deforestación” genera posiciones encontradas dentro de las gremiales rurales argentinas.

La semana padada, el Gobierno argentino firmó un acuerdo con diversas instituciones que representan a la agroindustria, apuntando a poder cumplir con las demandas ambientales impuestas a las exportaciones de diversos productos.

Tras la firma, la Federación de Asociaciones Rurales y Forestales de Misiones (FARM), una de las entidades de segundo grado que forma parte de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), cuestionó este acuerdo. “Piensan más en los de afuera que en los de adentro”, dijo Darío Bruera, presidente de la FARM, al mostrarse en contra del convenio que propone avanzar en la plataforma Visión Sectorial del Gran Chaco (Visec), que apunta a dotar de trazabilidad a la cadena cárnica y así cumplir estos objetivos impuestos por la Unión Europea.

A partir del 1° de enero de 2025, los alimentos que se compren a países del exterior –fundamentalmente soja y carne, en el caso de Argentina– deberán provenir de campos que no hayan sufrido deforestación en un período reciente, con el requisito de garantizar la trazabilidad correspondiente.

Ante esta definición, diversas entidades como la Sociedad Rural Argentina, la Cámara de la Industria Aceitera y Centro de Exportadores de Cereales (CIARA-CEC) o el Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas ABC, han venido alertando sobre la necesidad de anticiparse a este tema, antes de que se transforme en un problema.

La semana pasada estas instituciones más la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) firmaron un convenio para fortalecer la plataforma Visión Sectorial del Gran Chaco. Y en ello se enfoca el cuestionar desde el ruralismo misionero.

Cuando se firmó el acuerdo, Gustavo Idígoras, presidente de Ciara CEC, advirtió sobre la “preocupación por el crecimiento de “nuevas demandas ambientales de mercados compradores, que se transforman en barreras al comercio, sobre todo cuando desconocen la legislación del país de origen o introducen requerimientos que no son acordes a los sistemas productivos de los países exportadores”.

La Federación de Asociaciones Rurales y Forestales de Misiones se expresó “siempre a favor de la sustentabilidad”, pero “disconforme con un nuevo acuerdo unilateral con el gobierno Nacional que desconoce al campo”. El reclamo de la Federación es que este acuerdo, según su punto de vista, “no incluye ni consultó a las bases, tiene nula representatividad federal, desconoce la condición de los pequeños y medianos productores de nuestra región”.

“En el interior estamos todos trabajando por nuestra soberanía agroalimentaria y sin descuidar el desarrollo sustentable que pregona el cuidado no sólo del medio ambiente y la economía del productor, sino también el impacto social”, dijo el presidente de la gremial. Para la FARM, no se puede avanzar en una iniciativa de este tipo sin el apoyo de todas las entidades que integran la Mesa de Enlace.

En base a Info Campo

Noticias relacionadas

Relación Hacienda/Exportación cae a su menor nivel desde mayo

Cecilia Ferreira

Faena semanal bajó ante cese de actividad de BPU

Cecilia Pattarino

Exportación en pie: negocios nuevos con ajuste de precios

Javier Lyonnet