El mercado agrícola abre la semana a la baja ante dos presiones diferentes

Soja

La semana pasada fue muy fuerte el impacto de la suba de tasas y el derrumbe de las bolsas y el petróleo que continuó este lunes. El marco económico es de una alta probabilidad de recesión y fuga hacia el dólar. Además sobre el final se llegó en EEUU a sembrar relativamente dentro de las fechas recomendables tanto la soja como el maíz. Algo tarde pero no tanto. De modo que en las primeras horas del martes tanto soja, como trigo y maíz van a la baja. En el caso del trigo marcando los precios más bajos desde comienzos de abril.

El problema vuelve a ser el clima. Olas de calor y sequías han llegado cuando todavía en el hemisferio Norte es primavera. De modo que hasta el viernes predominó la lógica pesimista de las bolsas y la influencia del comienzo de la cosecha del trigo en el hemisferio Norte.

Soja, maíz y trigo tuvieron descensos. En el caso de la soja del orden de 2,5% para cerrar julio sobre US$ 625 desde US$ 641 al comienzo de la semana pasada.

Un factor que está incidiendo es la proyección de una gran producción en Brasil, o al menos una fuerte área por la devaluación del real frente al dólar. Por otra parte la importante caída del petróleo es otro factor de presión que se confirma esta semana.

Empieza en esta semana  el mercado climático. En el arranque la semana pasada el USDA catalogó 70% de la soja en estado bueno/excelente, por encima del 62% de igual momento de 2021 y en línea con el 70% previsto por los privados.

 

En maíz la caída fue menor porcentualmente que en soja y en trigo, pero llevó a que se perdieran los US$ 300 para la primera posición en Chicago.

Mientras que en trigo el envión de la cosecha del hemisferio Norte se hace sentir y los precios tuvieron un ajuste significativo la semana pasada de 3,5%, que llevó a que perdieran la referencia de los US$ 400 para la posición mayo. La ola de calor en Europa afectará a los cultivos en forma parcial ya que el rendimiento mayoritariamente está definido.

Por otra parte se siguen buscando vias de salida para el grano en Ucrania, por vía terrestre y EEUU anunció el envío de silos móviles para almacenar la cosecha en curso.

El trigo prolongó bajas hasta mínimos desde abril este martes.

Es factible que las lluvias del próximo fin de semana lleguen a tiempo pero hay atraso en la siembra de trigo de Argentina.

Al 16 de junio estaba sembrado en Argentina e l47,4% de los 6,4 millones de hectáreas previstos, frente a 57,4% que estaba sembrado de igual momento de 2021 y del 53,4% promedio de los cinco años precedentes. “Las interrupciones de las labores por la falta de humedad superficial continúan afectando el centro y el norte del área agrícola nacional. En simultáneo, la ausencia de lluvias en el pronóstico de corto y de mediano plazo sigue poniendo en riesgo la implantación de lo que resta en estas regiones, lo cual podría afectar nuevamente nuestra proyección de área para la campaña 2022/2023 del trigo”, indicó la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

Lo apuntado al principio, el mercado de granos se va a estar moviendo entre dos fuerzas antagónicas, la económica financiera que es bajista y la climática que se va tornando alcista.

En la apertura del mercado nocturno.

Noticias relacionadas

Se complica el abastecimiento de trigo

Eduardo Blasina

Valores firmes en Brasil impulsan importaciones de arroz uruguayo

Ricardo Sosa

Más de la mitad del maíz de EEUU ya está sembrado

Eduardo Blasina