11.2 C
Montevideo
abril 25, 2024

Carne cultivada: la visión de The Economist

El debate que generan las carnes de laboratorio parace ser más pasional que racional. Uruguay ha prohibido estos productos a pesar de proclamar una actitud liberal. Los conspiracionistas alientan una perspectiva distópica y maqiuavélica que tendría detrás a Bill Gates.

Lejos de eso The Economist en su última edición comenta el debate en Europa desde su tradicional mirada liberal y racional.

Ver:  www.economist.com/europe/2024/02/15/europe-decides-it-doesnt-like-lab-grown-meat-before-its-tried-it

Para sus detractores, es una abominación. Para sus defensores, la carne cultivada a partir de células animales promete ayudar a salvar el planeta. Podría reducir drásticamente el consumo de agua y las emisiones de gases de efecto invernadero de la industria ganadera (alrededor del 12% del total mundial).  Incluso si la carne cultivada en laboratorio simplemente reemplazara el alimento que actualmente se les da a las mascotas, reduciría la necesidad de matar a otros animales. Pero podría representar un riesgo existencial para los ganaderos, que ya están protestando vigorosamente en Europa por el aumento de los costos, las restricciones ambientales y la creciente burocracia.

En la UE, la controversia sobre la carne cultivada es candente. La Comisión Europea está considerando si una prohibición introducida por el gobierno de Italia viola las reglas del mercado interno. Desde que se impuso la prohibición en noviembre pasado, otros 11 países se han alineado para defender la carne “real”.

Una nota de las delegaciones italiana, francesa y austriaca al consejo de agricultura y pesca del 23 de enero afirmaba que la variedad cultivada en laboratorio amenaza “el corazón mismo del modelo agrícola europeo”. Se las arreglaron para reunir a otras ocho delegaciones en apoyo. La iniciativa de Italia fue patrocinada por el ministro de Agricultura del gobierno de Giorgia Meloni, Francesco Lollobrigida. El proyecto de ley que impone la prohibición incluye fuertes multas de hasta 150.000 euros (161.000 dólares) por desafiarla. Afirma que su objetivo es “salvaguardar la salud humana” y “preservar el patrimonio alimentario y agrícola [de Italia]”. Sin embargo, hasta ahora no se han planteado preocupaciones sobre la seguridad alimentaria en relación con la carne cultivada.

Cualquier producto comercial necesitaría la autorización de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria antes de poder comercializarse. Más concretamente, la incipiente industria de la carne cultivada en laboratorio todavía está muy lejos de producir productos totalmente cultivados en cantidades comerciales a precios competitivos.

La primera hamburguesa cultivada en laboratorio, de la que se tomaron muestras en 2013, costó más de 300.000 dólares. Desde entonces, las empresas que trabajan en la zona se han enfrentado a inmensos problemas para aumentar la producción y reducir los costos.

Últimamente, muchos han pasado a crear alimentos híbridos en los que se han añadido pequeñas cantidades de carne cultivada a proteínas de origen vegetal. Los productos híbridos ya están disponibles en pequeñas cantidades en Singapur, Israel y Estados Unidos.

Josh Tetrick, director ejecutivo de Eat Just, una de las principales empresas emergentes estadounidenses, dijo este mes que estaba analizando las perspectivas de la industria a 50 años (porque hasta ahora los avances no colmaron las expectativas y los cambios radicales que se esperaban ya no se esperan). Nuevos descubrimientos podrían cambiar eso. Pero hasta que lo hagan, el único efecto de la prohibición de Italia será permitir que Lollobrigida brame que ha defendido a los ganaderos de su país. Y la polémica en la UE seguirá siendo una tormenta en una placa de Petri.

En base a The Economist

Noticias relacionadas

Precio de exportación se afirma, repunta la demanda de China

Javier Lyonnet

Expo Prado 2020: ¡A Cielo Abierto!

Cecilia Pattarino

Endeudamiento de la industria frigorífica aumenta 20% interanual

Cecilia Pattarino