15.6 C
Montevideo
octubre 6, 2022

Mejora Europa, empeora Brasil,, sigue firme el mediano plazo

Por Eduardo Blasina

Por un lado los factores coyunturales. Los países más afectados en Europa parecen empezar a revertir gradualmente la situación. Y la presión de sectores sociales importantes empieza a hacerse notar para una gradual normalización de la vida social.

Hay dos problemas importantes en la cadena cárnica global, Por un lado el cierre masivo de restaurantes y hoteles que corta un tipo especial de demanda, la de cortes de carne de más valor. En Uruguay eso está impactando, obligando a almacenar cortes como los que integran el Rump and Loin, que están sumándose a las cámaras de frío. Por otro lado la fragilidad de las cadenas de producción por algunos casos que se han dado en plantas frigoríficas en EEUU por ejemplo pero que pueden suceder en cualquier momento en cualquier lugar.

En ese sentido es para seguir la situación en Brasil, donde la cantidad de casos de Covid 19 se viene disparando y el gobierno tiene una política errática respecto a la dolencia.

Mientras la tendencia en Italia es a la baja en la cantidad de casos y fallecimientos y en China se levantaron las restricciones en Wuhan, en Brasil el problema va en aumento y en Japón están en la ‘segunda ola’ tras un primer envión, al bajar los casos y restablecerse la vida económica la enfermedad vuelve. Eso ha golpeado nuevamente a los precios de la carne Wagyu. Es decir que China sigue siendo por ahora la única esperanza. En el caso de Europa, julio y agosto son los meses de vacaciones donde se puede suponer pueda regresar algo de vida social y de apertura de restaurantes.

Gradualmente debería irse recuperando la demanda y por el lado de Brasil vale la pena seguir si no se terminan generando restricciones en la cadena productiva si el Covid sigue creciendo exponencialmente.

Los fundamentos de la carne en el mundo se mantienen firmes y más allá de los problemas que cause el coronavirus, el panorama de la carne se mantendrá firme. Así opina Jason Strong el director Ejecutivo de Meat and Livestock Australia. ‘la Fiebre de los Porcinos ha sacado 40 millones de tonelada de proteína de la oferta, el crecimiento de las economías emergentes se mantendrá en los próximos tres a cinco años, las economías más golpeadas serán las desarrolladas como las de EEUU, oipinó Strong en nota con el sitio australiano Beef Central.

Sobre la situación en el mercado chino confirmó la percepción de una gradual recuperación, las propias oficinas de la MLA en Shangai abrieron la semana pasada y la demanda se va recuperando especialmente para los cortes enfriados, opinó.

No consideró que vayan a darse cambios fuertes en los hábitos de consumo. ‘La gente está preparando sus comidas en el hogar para evitar la enfermedad, forzadamente, no por decisión propia, cuando esto pase saldrán masivamente a los restaurantes a celebrar la recuperación de la normalidad, habrá un consumo compensatorio respecto a las restricciones actuales’ opinó.

Respecto a la situación australiana consideró que Australia ha recibido las mejores lluvias en años y que habrá una fuerte retención.

Noticias relacionadas

La ganadería pasa un nuevo examen

Cecilia Pattarino

La ganadería entra en modo meseta

Eduardo Blasina

La mayor producción de terneros de la historia y otros datos relevantes del stock

Eduardo Blasina