21 C
Montevideo
febrero 28, 2024

La geopolítica marcará al 2024

El 2023 terminó con una inflación algo por encima de 5%, las proyecciones de los privados la ubican en 2024 por encima de 6%, pero cabe suponer que el gobierno en año electoral hará los esfuerzos necesarios para dejarla abajo del 6% y poder presentarse a la ciudadanía con el colocar la inflación dentro de las metas propuestas.

Por otra parte, se supone que el mundo occidental (EEUU y la Unión Europea) irán con tasas en baja. Lo que quitará estímulos para la compra de dólares.

Por esas razones creemos que el dólar no irá muy lejos. Está proyectado que cierre el año en 41,6 (el interbancario en la encuesta del Banco Central). Comienza la semana en 39,21, por lo que si la proyección se cumpliera el dólar subiría 6,1% respecto a la cotización de hoy, muy parejo con la inflación anual.

La inflación debería pasar deñ 5,11% de 2023 a 5,8% o 5,9% en 2024.

La última Encuesta de Expectativas Económicas (EEE) del BCU registró que los encuestados proyectan (en mediana) un dólar a 41,60 pesos en diciembre de 2024, mientras que la mediana del valor del dólar para fines del 2025 es de 43,95 pesos.

Un factor clave para esos registros es el del precio del petróleo que se debate entre dos fuerzas. Por un lado la oferta supera a la demanda. Un crecimiento muy fuerte de la producción de EEUU y una demanda internacional débil lo presionan a la baja. Pero por otro lado la guerra en Medio Oriente amenaza con expandirse de Israel/Gaza a Líbano, Siria, Yemen y eventualmente Irán lo que puede significar una disparada de precios que altere las proyecciones de inflación. El conflicto va de mal en peor, tanto en Medio Oriente como en Ucrania y tenemos pocas dudas que la geoopolítica será una fuerza determinante de como se comporte todo este año.

El comienzo de la semana es con relativa calma en los precios del petróleo. EEUU y Gran Bretaña   bombardearon objetivos militares en Yemen con el fin de dar ciertas garantías al t tránsito marítimo a través del Mar Rojo, pero aun así las milicias Houthies han seguido disparando a los barcos. El petróleo igual comienza la semana a la baja y se sostiene por debajo de los US$ 80.

Mientras la incógnita sigue siendo China. Así como no hay que hacerse ilusiones de suba del dólar en Uruguay tampoco hay que tenerlas con la economía de China este año. Lo mejor que puede pasar es que haya señales de recuperación en algún momento del año, porque el comienzo no es bueno.

El problema de la deflación en China

Si la inflación excesiva es un problema, la deflación siempre lo es. Precios en baja derrumban las expectativas empresariales y la inversión y China tiene empieza 2024 con deflación.

Los precios al consumidor de China cayeron por tercer mes en diciembre, mientras que los precios mayoristas también extendieron su prolongada caída, poniendo de relieve las persistentes presiones deflacionarias en una economía que lucha por lograr una recuperación sólida.

El índice de precios al consumidor (IPC) cayó un 0,3% en diciembre respecto al año anterior y subió un 0,1% mes a mes, según mostraron el viernes los datos de la Oficina Nacional de Estadísticas (BNE). El índice de noviembre cayó 0,5% en términos anuales y mensuales.

Y la carne competidora de la vacuna está muy accesible.  El BNE dijo que los precios de la carne de cerdo, el principal factor que afecta el IPC interanual, cayeron un 26,1%, reduciendo la tasa de caída en 5,7 puntos porcentuales.

El índice de precios al productor (IPP) cayó un 2,7% después de una caída del 3% en noviembre, marcando el decimoquinto mes consecutivo de caídas. Los analistas esperaban una caída del 2,6% en diciembre.

Los últimos datos subrayan la debilidad más amplia de la demanda en toda la economía, lo que mantiene a las autoridades alerta ante cualquier expectativa arraigada de caídas de precios. El banco central de China se ha comprometido a intensificar los ajustes de la política macroeconómica para apoyar la economía e impulsar un repunte de los precios.

El IPC para todo el año aumentó un 0,2%, sin alcanzar el objetivo oficial de alrededor del 3% para el año pasado. Eso sugiere que la inflación real no alcanzó las metas anuales por duodécimo año consecutivo.

La recuperación económica de China sigue siendo irregular incluso cuando algunos datos han mostrado un giro positivo. Los resultados de una encuesta del sector privado de un crecimiento más rápido en las actividades fabriles y de servicios en diciembre contrastaron con la contracción de los indicadores en las lecturas oficiales, manteniendo vivos los llamados a estímulos en el nuevo año.

El Banco Popular de China (PBOC), que levantó los préstamos bancarios de política a finales del año pasado a través de su servicio de préstamos suplementarios prometidos (PSL), ha alimentado las expectativas de un mayor apoyo al debilitado sector inmobiliario del país.

A principios de esta semana, los medios estatales citaron a Zou Lan, jefe del departamento de política monetaria del Banco Popular de China, diciendo que el banco central utilizará herramientas políticas, incluidos los requisitos de reserva, para respaldar el crecimiento del crédito.

 

China reveló en octubre planes para emitir 1 billón de yuanes (139.390 millones de dólares) en bonos soberanos para financiar proyectos de inversión y se ha comprometido a implementar una política fiscal proactiva en 2024, lo que refuerza la opinión del mercado de que es probable que el gasto fiscal haga el trabajo pesado para reactivar la economía. .

 

Mientras muchos bancos centrales de todo el mundo todavía intentan enfriar la inflación, China está lidiando con la caída de los precios.

 

El índice de precios al consumidor (IPC) cayó un 0,5% anual en noviembre, la mayor caída desde las profundidades de la pandemia hace tres años, según datos publicados por la Oficina Nacional de Estadísticas de China el sábado.

 

La caída marcó una aceleración en la tasa de deflación desde octubre, cuando el IPC cayó un 0,2% respecto al año anterior, y provocó llamados a que Beijing tomara medidas urgentes para impulsar la demanda y evitar una espiral descendente de precios.

Y también están muy débiles las exportaciones e importaciones de China, aunque en diciembre tuvieron un leve repunte.

Las exportaciones anuales de China cayeron por primera vez en siete años en 2023, incluso cuando los envíos en diciembre superaron las expectativas, según mostraron los datos de aduanas el viernes.

Las exportaciones aumentaron un 2,3% interanual en términos de dólares estadounidenses el mes pasado, más que el aumento del 1,7% previsto por una encuesta de Reuters.

Las importaciones aumentaron un 0,2% en diciembre respecto al año anterior en términos de dólares estadounidenses. Eso es ligeramente menos que el aumento del 0,3% esperado por los analistas encuestados por Reuters.

Pero para 2023, las exportaciones cayeron un 4,6%, la primera caída anual de este tipo desde una caída del 7,7% en 2016.

Las importaciones cayeron un 5,5% el año pasado. Su último descenso fue en 2020, año en que comenzó la pandemia de Covid-19.

El comercio de China con sus principales socios disminuyó en 2023 como consecuencia de que la demanda de productos chinos cayó en medio de un crecimiento global más lento.

Noticias relacionadas

Mejora el panorama de disponibilidad de aguas

Eduardo Blasina

Mercado ganadero presionado: se alargan las entradas y algunas plantas no pasan precio

Cecilia Ferreira

Precios estables y cargas distorsionadas por conflicto en la industria frigorífica

Cecilia Ferreira