Con oferta escasa se afirman los precios en el mercado del gordo

Entre jueves y viernes el mercado de hacienda puede sacar algún centavo más por el ganado gordo, estimaron consignatarios consultados, en un escenario de mercado demandado y muy poca oferta y que está normalizando las cargas tras las lluvias.

“Cuánto vale un ganado va a depender de las necesidades de cada planta; hay muy poca oferta después de la lluvia, hay poco ganado gordo y se cortó la oferta abruptamente”, apuntó un consignatario.

La limitada oferta de novillos gordos especiales hizo que los valores se afirmaran y subieran, obteniéndose hasta US$ 4.40 por kilo en los animales mejor terminados por encima de los 500 kilos.

Las lluvias distorsionaron las cargas, indicó un operador, por lo que se acortaron los plazos de entrada hasta 3 o 4 días para las plantas más chicas.

Las vacas gordas cotizan entre US$ 4.10 y US$ 4.15, con valores de hasta US$ 4.20 en negocios muy puntuales de mayor volumen, en un mercado ágil por la avidez de la industria.

En la reposición “hay un poco más de oferta, los precios están relativamente estables con buenos valores y más demanda por negocios cortos; va a depender del clima, si se vienen los campos habrá más demanda y los precios probablemente se afirmen”, indicó un consignatario.

Reposición y ovinos

Con un promedio de US$ 2,30 el kilo para los terneros, “los campos están con poco volumen así que cuando empiecen a venir se va afirmar la reposición; la relación flaco gordo está muy favorable para reponer, con una buena relación para el invernador que incluso ha mejorado porque está casi 1 a 1”, afirmó uno de los consignatarios consultados.

El cordero, y los lanares en general, siguen estando muy demandados por la industria. La oferta también se redujo, indican los operadores, y los negocios por corderos se cierran en US$ 4,60 el kilo con entradas muy cortas.

Noticias relacionadas

La lana espera estirar la racha de cuatro semanas al alza

Javier Lyonnet

El barato precio récord del ternero

Eduardo Blasina

La Unión Europea da la luz verde final a ley que prohíbe comprar productos de áreas deforestadas

Eduardo Blasina