14.2 C
Montevideo
octubre 4, 2022

China acapara más de la mitad del stock mundial de cereales y hace subir los precios

Las tensiones con EEUU y Australia, dos de sus principales proveedores de alimentos, podrían estar presionando a China para que aumente las reservas de alimentos.

“Menos del 20% de la población mundial ha logrado almacenar más de la mitad del maíz y otros granos del mundo, lo que ha provocado fuertes aumentos de precios en todo el planeta y ha causado que más países caigan en la hambruna”, afirma un informe de la publicación Nikkei Asia: “el acaparamiento se está produciendo en China”.

China está manteniendo sus reservas de alimentos a un «nivel históricamente alto», dijo en noviembre el jefe de reservas de granos de la Administración Nacional de Alimentos y Reservas Estratégicas, Qin Yuyun. «Nuestras existencias de trigo pueden satisfacer la demanda durante un año y medio. No hay ningún problema con el suministro de alimentos».

Según datos del Departamento de Agricultura de EEUU (USDA), Se espera que China tenga el 69% de las reservas de maíz del mundo en la primera mitad del año de cosecha 2022, el 60% de su arroz y el 51% de su trigo.

Las proyecciones representan aumentos de alrededor de 20 puntos porcentuales durante los últimos 10 años, y los datos muestran claramente que China sigue acaparando cereales.

China gastó US$ 98.100 millones en la importación de alimentos en 2020, el equivalente a 4,6 veces más que una década antes, según la Administración General de Aduanas de China.

Importaciones se disparan

Durante los últimos cinco años, las importaciones chinas de soja, maíz y trigo se dispararon entre dos y doce veces como consecuencia de las agresivas compras a EEUU, Brasil y otros proveedores. Las importaciones de carne vacuna, porcina, lácteos y frutas se multiplicaron por dos y hasta por cinco.

 

Algunas de las importaciones de China están siendo ayudadas por empresas chinas en expansión en el extranjero. El procesador de carne líder WH Group adquirió en junio uno de los principales frigoríficos de Europa, mientras que Inner Mongolia Yili Industrial Group compró una empresa láctea de punta de Nueva Zelanda en 2019.

Los precios de los alimentos están aumentando en todo el mundo. El índice de precios de los alimentos, calculado por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, era en noviembre un 30% más alto que el año anterior.

«El acaparamiento de China es una de las razones del aumento de los precios», dijo Akio Shibata, presidente del Instituto de Investigación de Recursos Naturales en la prefectura de Tochigi, al norte de Tokio.

China está importando más cereales y otros alimentos porque la producción nacional no puede seguir el ritmo del consumo. Si bien la demanda de ración para cerdos y otros animales se está expandiendo gracias al crecimiento económico, también está aumentando el número de consumidores que buscan productos extranjeros de alta calidad.

La producción de trigo y otros insumos de China, así como la cantidad de tierra utilizada para la agricultura, se estancaron en 2015.

Disparidad alimentaria

«La productividad agrícola en China es baja debido a la dispersión de las tierras agrícolas y la contaminación del suelo», dijo Goro Takahashi, profesor emérito de la Universidad de Aichi y experto en agricultura china. «La cantidad de producción agrícola seguirá estancada a medida que los agricultores migren a las zonas urbanas».

A lo largo de la historia, la escasez de alimentos ha provocado disturbios populares. Fueron un factor que contribuyó a los levantamientos que derrocaron a las dinastías chinas. Y la segunda economía más grande del mundo ahora enfrenta incertidumbres alimentarias debido a factores como el deterioro de sus relaciones con Estados Unidos y Australia, que podrían alterar drásticamente el entorno de las importaciones. De hecho, esto podría ser lo que está impulsando a China a aumentar sus reservas de calorías.

El número de personas que viven en regiones afectadas por la hambruna superó los 700 millones en 2020, un aumento de más de 100 millones con respecto a cinco años antes, según la ONU.

«Aunque las naciones desarrolladas en su conjunto son responsables de la hambruna», dijo Takahashi, «la responsabilidad de China es mayor. China debe contribuir a resolver la mala distribución de los alimentos».

En base a Nikkei Asia

Noticias relacionadas

Empieza la cosecha de soja con fuerte baja respecto a la de 2020

Eduardo Blasina

Argentina sube indirectamente las retenciones a la soja, gravando harina y aceite

Eduardo Blasina

La sequía se instala en China

Eduardo Blasina