Tras una semana de pausa vuelve la suba de los granos

Tras una semana de corrección levemente bajista, este lunes los precios empiezan la semana con subas fuertes derivadas de la prolongación de la guerra principalmente y la disparada de precios del petróleo que cerró por encima de los US$ 115. A observar la posible sequía en EEUU y Brasil en el momento de siembra de maíz en la principal zafra sudamericana mientras que la siembra estadounidense empezará en dos semanas.

Cada día que pasa y la guerra se prolonga las proyecciones sobre la producción y exportaciones de Rusia y Ucrania en 2022 e incluso en 2023. También aumenta la incertidumbre sobre la disponibilidad de fertilizantes, tanto nitrogenados, como fosfatados amoniacales y potásicos.

En el mercado de granos la colza volvió a superar los US$ 700 por tonelada en la plaza local. Con ventas de semillas agotadas, la colza superará las 200 mil hectáreas en Uruguay y prolongará su vertiginoso crecimiento.

El precio del trigo en la primera posición de Chicago se consolidó por encima de los US$ 400, aunque los precios máximos estuvieron en la apertura de la operativa, para luego ir bajando. Para la posición de diciembre el trigo cerró en US$ 373,4 lo que lleva a cotizaciones de cebada ofrecidas a la cosecha en US$ 339.

El trigo bajó ante las negociaciones de paz, y rebotó con fuerza

El mercado de soja en referencia Nueva Palmira operó por encima de US$ 650 entre US$ 653 y US$ 655. En Chicago se consolida por encima de los US$ 600, en US$ 621 la de mayo y US$ 614,5 la de julio. La soja de 2023 fue en ascenso y se mantuvo en alza en toda la sesión para cerrar en US$ 526 por tonelada.

Sube el petróleo, sube la harina y aceite de soja, sube el grano.

La carrera de costos y precios está desatada, pero aún con una escasez inédita de fertilizantes, el mundo precisa más granos y seguirá premiando a la producción.

En cuanto a la zafra uruguaya, será ya sin dudas excepcional, salvo que las lluvias trabaran la cosecha. Los rendimientos de soja serán de los más altos que se hayan registrado. Con una superficie que supera el millón de hectáreas, puede proyectarse una producción algo por encima de los tres millones de toneladas.

En el caso del maíz también es factible que haya producción récord, aunque el rendimiento de los maíces de primera no permita un récord de productividad. Posiblemente Uruguay logre una producción del entorno de 900 mil toneladas.

En cuanto a la siembra de invierno, la cebada para exportación se ubicaría sobre los US$ 290 por tonelada lo que abre otra opción interesante de invierno.

 

 

 

 

 

Noticias relacionadas

Área de soja y maíz de EEUU crecerá más de lo proyectado por USDA según encuesta

Eduardo Blasina

Récord para el Novillo Tipo, con precio histórico de la hacienda

Cecilia Ferreira

El mejor momento de la historia, ¿cuáles son los riesgos?

Eduardo Blasina