14.7 C
Montevideo
agosto 13, 2022

Tormenta económica argentina y los indicadores de Uruguay

Mientras Argentina parece acercarse a una situación de muy alta inestabilidad vale la pena repasar las variables sobre las que se ha planteado la rendición de cuentas. La nueva ministra de Economía, Silvina Batyakis, asumió esta tarde sin hacer declaraciones a la prensa.

El dólar en Argentina saltó a A$ 280, para luego retroceder levemente a A$ 260, bajó fuerte la cotización de los bonos y bajó también la bolsa. Es probable que ocurran aumentos en las retenciones a los cereales, menos probable que eso suceda con la soja. Un escenario de más incertidumbre es seguro y de conflictividad con el agro es muy probable. Puede haber baja en al área argentina de trigo y maíz tanto por falta de insumos o por una suba en las retenciones.

El Banco Central vendió US$ 98 millones para frenar la suba, El BCRA acumuló durante la semana pasada compras por unos 1.300 millones de dólares como respuesta a una restricción a la importaciones recientemente impuesta por la entidad monetaria.

Estas restricciones pueden complicar la disponibilidad de fertilizantes y la lógica de enfrentamiento con el agro puede seguir. Hay especulaciones de suba de retenciones a trigo y maíz, mientras que los productores están reteniendo grano a la espera de un dólar más alto.

Las opiniones de Silvina Batyakis sobre las retenciones no es auspiciosa.

La Sra Ministra de Economia de la Nación sobre las retenciones from argentina

Puede cambiar este contexto por la situación política y económica de los países de la región?

Este sería un año excepcional de crecimiento para la economía uruguaya, en parte por el efecto UPM, en parte por el muy buen precio de las materias primas, el impulso de la construcción. Pero es un impulso que será difícil de mantener.

La rendición de cuentas plantea un crecimiento de 4,8% para este año. Desde 2023 en adelante, se asume un crecimiento promedio de 2,7% anual, algo por encima del crecimiento potencial, “de la mano de la recuperación del efecto pandemia, el crecimiento global, y la continuidad en la implementación de reformas estructurales”, afirma el gobierno. Ese crecimiento sería de 3% para 2023 (desde 3,1% previo); 2,8% en 2024 (3,2% previo) y 2,5% para 2025 (3,2% previo).

Tipo de Cambio

El dólar cruzó los $ 40 en el mercado local en un día de poca actividad.

Para el cierre de 2022 la Rendición proyecta el dólar en $ 43,6 por dólar, con descenso de 2,5% respecto a 2021 pero que marcaría una suba significativa en el segundo semestre. En 2023 cerraría a $ 45,5 (+4,4%). Para 2024 llegaría a $ 48,4 (+6,3%), y de $ 49,9 para 2025 (+3,2%).

La variación del tipo de cambio no constituye una meta de política sino un supuesto de trabajo sobre el cual se elabora la estrategia presupuestal aclara el informe.

Déficit fiscal

El gobierno espera cerrar 2022 con un déficit fiscal observado de 2,9% del PIB que, en términos estructurales, equivaldría a un déficit de 2,6% del PIB. “En otras palabras, se espera poder cerrar el año corriente con una mejora del resultado fiscal estructural en torno a 0,1% del PIB, depurando de efectos cíclicos y extraordinarios como, por ejemplo, los gastos de la pandemia”, dice el informe.

Para el año 2023, se proyecta un resultado efectivo de -2,6% del PIB y un resultado estructural deficitario en 2,5% del PIB. Finalmente en 2024, se prevé alcanzar un resultado fiscal efectivo deficitario en 2,2% del PIB que, depurado de efectos cíclicos y extraordinarios, se ubicaría en un déficit fiscal estructural de 2,3%.

Inflación

Este martes 5 se conocerá el dato de inflación de junio, que puede marcar un descenso respecto al 9,37% en términos anuales que se mantuvieron en abril y mayo. Para eso debe ser menor a 0,67%, algo que entendemos es probable. La inflación 2022 se proyectó en 8,5%, y desde allí irían a 6,7 % en 2023 y de 5,8% en 2024.

Panorama global

El mundo esperando ansiosamente la reapertura del mercado accionario que como otros vienen en una baja fuerte.

Petróleo

En la última reunión del grupo a principios de mes, la OPEP+ decidió aumentar la producción en 648.000 barriles por día tanto en julio como en agosto, adelantando el final de los históricos recortes de producción implementados durante la agonía de la pandemia de coronavirus.

La decisión fue bien recibida por la administración del presidente estadounidense Joe Biden en ese momento, que ha presionado repetidamente para que el grupo bombee más.

La OPEP+ dijo que su próxima reunión se llevaría a cabo el 3 de agosto.

La OPEP+ ha estado devolviendo lentamente los casi 10 millones de barriles por día que acordó sacar del mercado en abril de 2020. En los últimos meses, la producción ha aumentado entre 400.000 y 432.000 barriles por día cada mes.

Los precios arrancan la semana en US$ 113,5 por barril, algo más calmos de los niveles de junio.

Los precios del petróleo cayeron el jueves por la tarde en medio de preocupaciones sobre la escasez de suministro mundial. Se produce en medio de la suspensión de las exportaciones de petróleo libio desde puertos clave y una caída en la producción en Ecuador debido a las protestas en curso.

Luego de esta suba hay poco margen para incrementos adicionales. “Estamos viendo aparecer un mercado de petróleo y gas cada vez más ajustado, y lo estamos sintiendo en este momento. Creo que probablemente sea justo decir que hay un poco de miedo en el precio del petróleo en este momento, pero en general, también es cierto que hay una capacidad disponible limitada”, dijo el director general de Shell, Ben van Beurden, el miércoles en una conferencia de prensa. Mesa redonda de medios antes de la reunión de la OPEP+.

“Y, por supuesto, no puedo saber cuánta capacidad adicional tendría la OPEP, pero no es tanta como mucha gente espera o cree que es mi estimación”.

Noticias relacionadas

MEF recortó proyección de crecimiento del PBI de 3,5% en 2021

Cecilia Pattarino

El gasoil baja 1,5% en setiembre: pasa a valer $ 49.94

Javier Lyonnet

Una ola de optimismo este lunes en Wall Street y Buenos Aires

Eduardo Blasina