19 C
Montevideo
diciembre 1, 2021

Precio de exportación supera por primera vez los US$ 5.000, pero el productor no puede festejar

Retengamos esta imagen en la retina: en noviembre de 2021 el valor de la carne uruguaya superá por primera vez en la historia los US$ 5.000.

 

 

Cruzamos los US$ 5.000 por tonelada en el promedio de cuatro semanas por primera vez en la historia. El precio de la semana pasada marcó un nuevo récord (provisorio) por encima de US$ 5.500 (5.520) lo que llevó el promedio de las últimas cuatro semanas en US$ 5.085, primera vez que en cuatro semanas móviles se superan los US$ 5.000. Esto es una especie de Dow Jones de Uruguay. Debería ser un momento de celebración. Allí participa el bróker, el estratega comercial del frigorífico, los laboratorios que dan garantías, la trazabilidad  que distingue, los corrales que dan terneza, las pasturas que dan salud y sabor diferencial, también el trabajador del desosado que hace un trabajo  de artista, el publicista que hace de la carne uruguaya una marca  cada vez más respetado, una enorme red sinérgica.

Pero los productores, los grandes hacedores de la cadena tienen una sensación parecida al del que ganó un gran premio pero el ticket quedó en el pantalón que fue a la lavadora.  El mercado paralizado, la sequía amenazante y un conflicto que obstaculiza y desvaloriza al fruto de su trabajo.

Deberíamos abrazarnos como si la celeste hiciera cinco goles.  En el siglo XX era US$ 1.500. Van tres semanas consecutivas con un precio por encima de US$ 5.000. Si se logra la paz, todos tienen mucho para ganar.  Van varias semanas que se espera un acuerdo.

Mientras, en esta semana, queda para la historia este gráfico, el precio de exportación, la locomotora principal de la cadena, a todo vapor, cruzando por primera vez los US$ 5.000 por tonelada, conformando un año espectacular desde el punto de vista del valor que el mundo ha pagado por la carne uruguaya. El año en el que se superan las 500 mil toneladas colocadas a más de US$ 4.200 por tonelada promedio anual permitiendo una facturación superior a los US$ 2.000 millones, que se distribuyen por todo Uruguay.

Interrumpir ese proceso virtuoso es una evidente torpeza social, pero en eso estamos esta semana, entre los números que estimulan y la paralización en el territorio que se lleva todo el daño colateral de un conflicto en el que no tiene arte ni parte.

Noticias relacionadas

Zafra de toros 2020: 1.112 ejemplares vendidos a US$ 3.290 de promedio

Cecilia Pattarino

Dependencia de China pone en riesgo el comercio mundial de carne porcina según Rabobank

Cecilia Pattarino

Faena de ganado en Australia cayó en junio a un mínimo para ese mes en ocho años

Cecilia Ferreira