Mercado del gordo con valores estables y poca presión de la industria

En el mercado de ganado gordo, promediando la semana, los precios a los que se concretan los negocios se mantienen estables y persiste una disparidad importante en los valores que ofrecen diferentes industrias con los productores muy bien posicionados en materia forrajera.

“Las plantas que están necesitando faenar tienen valores más firmes, otras se ponen un techo de precio y si los productores no los toman, no compran, no hay mucha presión”, señaló un consignatario.

“Las plantas que proponen hasta 20 centavos en general no compran mucho y las plantas que quieren hacer faena, sobre todo de calidad, están en los valores de punta de US$ 3,65 para el novillo y la punta de la vaca bien pesada, de comidas, de US$ 3,40”, dijo a Ganadería.uy el operador Alberto Arocena de Silveira Negocios Rurales.

Cuando la propuesta está por debajo de los precios que el mercado sostiene hace varias semanas, la opción de mantener los ganados en campos con amplia disponibilidad forrajera y cubrir con kilos la diferencia de precio que se pretende está del lado del productor.

Otros operadores mencionaron negocios de hasta US$ 3,75 por novillos especiales de pasto en operaciones puntuales.

En vacunos lo que se ofrece se coloca, con entradas cortas. Algunos productores estiman que la industria busca estirar la meseta de precios hasta la ventana de cuota de mayo para amortiguar los precios con ganado de corral.

En ovinos se mantiene la corriente al alza, centavo a centavo, que ya colocó al cordero a US$ 3,40 por encima del precio de la vaca y acercándose al novillo.

Con poca oferta la exigencia de calidad es menor a semanas anteriores, apuntó Arocena, por lo que se colocan todas las categorías con entradas muy cortas.

Noticias relacionadas

“La relación flaco/gordo sigue siendo óptima”

Javier Lyonnet

Brasil: Río Grande del Sur se suma a la lista de estados que aplican medidas para desestimular la importación de leche en polvo

Cecilia Ferreira

Mercado lanero sube el piso de precios para el receso

Javier Lyonnet