El Brasil de Lula le da luz verde al trigo transgénico para consumo humano

Brasil aprobó el cultivo y la venta de trigo genéticamente modificado resistente a la sequía, un gran impulso para el cultivo que alguna vez fue tabú, ya que los temores por el suministro mundial de alimentos y el clima seco regional aumentan el atractivo de los OGM.

La aprobación, que publicó la agencia de bioseguridad CTNbio, convierte a Brasil en la segunda nación después de Argentina en aprobar la cepa de trigo HB4 de Bioceres para el cultivo. Otros mercados lo han aprobado para el consumo.

Brasil es uno de los mayores mercados consumidores y exportadores de alimentos del mundo. Si bien la luz verde no significa que Brasil necesariamente producirá trigo transgénico pronto, refleja un cambio importante en las actitudes a medida que el cambio climático y la guerra en Ucrania agudizan las preocupaciones sobre una crisis alimentaria mundial.

El trigo transgénico nunca se ha cultivado con fines comerciales debido a los temores de los consumidores sobre los alérgenos o la toxicidad en el cultivo básico utilizado en todo el mundo para el pan, la pasta y los pasteles. Las variedades biotecnológicas de maíz y soja, que se utilizan para alimentación animal, biocombustibles e ingredientes como el aceite de cocina, son comunes.

Bioceres dijo en un comunicado el viernes que la aprobación significaba «abrir el mercado brasileño a la tecnología», y agregó que ayudaría a facilitar la comercialización de la cepa en Argentina. Los dos países dominan la producción de trigo de América del Sur.

La empresa de genética vegetal Tropical Melhoramento e Genetica, socia en Brasil de la argentina Bioceres, hizo la solicitud de aprobación.

Abimapi, una asociación que representa a los fabricantes de galletas, pasta, pan y pasteles en Brasil, dijo que la aprobación podría aumentar potencialmente los suministros internos, lo que podría reducir los costos de la industria.

La asociación estaba en contra de adoptar trigo transgénico anteriormente, pero cambió su postura después de que una encuesta que encargó mostrara que a más del 70% de los brasileños no les importaría consumir productos que lo contengan.

Brasil ha estado cultivando trigo doméstico usando plantas convencionales adaptadas a las condiciones climáticas locales, pero aún depende del proveedor Argentina para importaciones considerables.

Brasil planta alrededor de 3 millones de hectáreas (741.316 acres) con trigo, principalmente en estados del sur como Rio Grande do Sul y Paraná.

El trigo tolerante a la sequía puede atraer a los agricultores de esa región, donde cultivos como el maíz y la soja han enfrentado estrés hídrico. En Argentina, la sequía desde el año pasado redujo a la mitad la cosecha de trigo.

Bioceres ha dicho que su trigo transgénico «mostró rendimientos más altos que las variedades convencionales en todos los entornos, con una mejora promedio del rendimiento del 43% en los entornos específicos».

En noviembre de 2021, Brasil se convirtió en el primer país del mundo en permitir la importación de harina elaborada con trigo transgénico.

Noticias relacionadas

Luz verde para el protocolo que permitiría exportar sorgo a china

Javier Lyonnet

Grupo Don Mario adquiere el negocio de maíz y sorgo de KWS en Sudamérica que en Uruguay es representado por Procampo

Javier Lyonnet

Fernando Vilella, el candidato de Milei para Ganadería, Agricultura y Pesca

Javier Lyonnet