“Creo que todos los países ricos deberían pasar a la carne 100% sintética”, dijo Bill Gates y generó polémica

El magnate estadounidense Bill Gates instó a las naciones ricas a completar una transición alimentar que las lleve a consumir “carne 100% sintética” en las próximas décadas para abordar las emisiones de gases de efecto invernadero que impulsan el cambio climático global.

“Creo que todos los países ricos deberían pasar a la carne 100% sintética”, dijo Gates en una entrevista sobre el tema con la revista MIT Technology Review, informó Reuters.

La recomendación del es una de las varias contenidas en su nuevo libro “Cómo evitar un desastre climático”, que salió a la venta esta semana en una veintena de países. En este trabajo el fundador de Microsoft ofrece una hoja de ruta para reducir a cero las emisiones, una meta que considera factible, pero que requerirá grandes avances tecnológicos.

El mensaje de Gates es a la vez optimista -frenar el calentamiento global en las próximas décadas es posible- y realista -harán falta enormes progresos tecnológicos y mucha voluntad política-. Entre ellos, desarrollar y hacer económicamente convenientes alimentos con un impacto ambiental menor, como la carne sintética.

Incluso Gates reconoció que esta idea es difícil de aceptar. “Decirle a la gente: ‘Ya no puedes tener vacas’, habla de un enfoque políticamente impopular de las cosas”, también dijo a Technology Review.

“Puedes acostumbrarte a la diferencia de sabor, y la afirmación es que harán que sepa aún mejor con el tiempo. Con el tiempo, esa prima ecológica es lo suficientemente modesta como para que pueda cambiar el [comportamiento de] las personas o utilizar la regulación para cambiar totalmente la demanda”, dijo y recibió fuertes críticas en Twitter.

Algunos cuestionaron por qué Gates debería dictar qué deben hacer los países para abordar el cambio climático cuando un nuevo informe en The Nation nombró a Gates como uno de los principales emisores de carbono del mundo, señalando que vive en una mansión de más de 6 mil metros cuadrados en las afueras de Seattle, y su jet privado consume casi 2.000 litros de combustible cada hora que vuela.

 

Noticias relacionadas

Poca oferta da firmeza al mercado del gordo

Cecilia Ferreira

Vacas empujan la faena semanal hasta casi 50 mil cabezas

Javier Lyonnet

Aumento interanual de 9% para la faena vacuna en Argentina en julio

Javier Lyonnet