Cop 28: Por primera vez un acuerdo climático sobre alimentos

Por Eduardo Blasina

La reunión 28 de la Conferencia de las partes para frenar el cambio climático pasará a la historia como la primera en la que se acordó un texto que llama a dejar de usar combustibles fósiles. Pero también la semana pasada, al inicio de la conferencia climática COP28 en Dubai, 134 países firmaron una declaración comprometiéndose a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero provenientes de procesos relacionados con la producción y el consumo de alimentos, algo que tiene implicancias para Uruguay y la ganadería. Bajar las emisiones pasa a ser una meta que los países deberán reportar.

Es la primera vez en casi tres décadas de cumbres climáticas, que se establecieron para marcar la dirección mundial en la lucha contra el cambio climático, que se reconoce de esta manera la importancia de los sistemas alimentarios. Además, por primera vez, el 10 de diciembre, la COP28 dedicó un día a discutir formas de reducir las emisiones procedentes de la alimentación y la agricultura.

“Es fantástico tener por fin comida en el menú de la COP”, afirma Clement Metivier, experto en políticas climáticas y de biodiversidad del Fondo Mundial para la Naturaleza en el Reino Unido, que asiste a la COP28. “Realmente existe un impulso creciente en torno a la transformación de los sistemas alimentarios para abordar tanto la crisis climática como la de la biodiversidad”. Pero igualmente, los investigadores dicen que no se está haciendo lo suficiente para reducir las emisiones en una de las fuentes más grandes del mundo, en gran medida no abordadas, y eso implicará algunas decisiones políticas difíciles, explica un reporte publicado en el portal Nature.

Hacer que los sistemas alimentarios sean más sostenibles es crucial para mantener vivo el sueño de limitar el calentamiento global a 1,5°C por encima de los niveles preindustriales, acordado en la COP21 en París en 2015. Llevar los alimentos desde la granja hasta la mesa representa alrededor de un tercio del efecto invernadero global. emisiones de gases, según un estudio de 2021 realizado por Monica Crippa y Adrian Leap del Centro Conjunto de Investigación de la Comisión Europea en Ispra, Italia. Los investigadores estimaron que en 2015, alrededor del 70% de estas emisiones provinieron únicamente de la práctica de la agricultura y los cambios en el uso de la tierra, como la tala de árboles para despejar tierras para cultivos.

También existe un margen evidente para reducir algunos de estos impactos, por ejemplo limitando el uso de fertilizantes que consumen muchos combustibles fósiles o reduciendo el desperdicio de alimentos. Aproximadamente la mitad de las emisiones de los sistemas alimentarios provienen de alimentos que se pierden en la cadena de suministro (antes de llegar al consumidor) o se desperdician, según un estudio publicado en marzo en Nature Food por Xunchang Fei, con sede en la Universidad Tecnológica de Nanyang en Singapur, y sus colegas. El equipo estimó que reducir a la mitad la pérdida y el desperdicio de alimentos podría eliminar alrededor de una cuarta parte de las emisiones de gases de efecto invernadero del sistema alimentario.

La declaración firmada el 1 de diciembre significa que las naciones deberán incluir la alimentación y la agricultura en su próxima ronda de planes de reducción de emisiones, conocidos como Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDC, por sus siglas en inglés), que representan su compromiso de ayudar a alcanzar el objetivo de París. Pero parece probable que su impacto inicial sea limitado.

La declaración no es jurídicamente vinculante. Tampoco menciona el papel de los combustibles fósiles en los sistemas alimentarios, como el que se utiliza para transportar alimentos o ganado, así como el vinculado a la maquinaria agrícola y la refrigeración. Además, los sistemas alimentarios no se mencionan en el borrador de texto que todas las naciones acordaron al terminar la COP28.

«Es al menos un compromiso al más alto nivel, pero todavía no hay mucha especificidad en términos de lo que realmente hay que hacer», evaluó el investigador sobre biodiversidad y agricultura Lim Li Ching de Malasia.

Las empresas de energía fósil acordaron recortar sus emisiones de metano. Las presiones sobre los sistemas productivos para acercarse a la neutralidad a la que todos los países se han comprometido al 2050 se mantendrán.

Noticias relacionadas

Ganados especiales cada vez más escasos, se acortan las entradas

Javier Lyonnet

Trabajadores de la industria láctea realizarán paro a nivel nacional con posible desabastecimiento

Cecilia Ferreira

Athena Foods negocia condiciones laborales para reapertura de Frigorífico Canelones

Cecilia Ferreira