20.1 C
Montevideo
abril 21, 2024

Con los agricultores en contra, la UE aprobó la Ley de Restauración de la Naturaleza

Este martes el Parlamento Europeo aprobó la polémica Ley de Restauración de la Naturaleza. Fue con 329 votos a favor, 275 en contra y 24 abstenciones, que ahora pasará al Consejo, donde se llevará a cabo la votación final antes de que entre en vigor.

¿Qué propone la Ley de Restauración de la Naturaleza? Pretende rehabilitar al menos el 20% de las zonas terrestres y marinas de la Unión Europea para 2030 y todos los ecosistemas degradados para 2050. Establece obligaciones y objetivos en distintos ámbitos de actuación, como las tierras de cultivo, los polinizadores, los ríos, los bosques y las zonas urbanas, para revertir gradualmente los daños ambientales causados por el cambio climático y la actividad humana descontrolada.

Los Estados miembros deben restaurar al menos el 30 % de los hábitats deteriorados para 2030, el 60 % para 2040 y el 90 % para 2050. Más del 80 % de los hábitats europeos están en mal estado. Las disposiciones sobre áreas agrícolas pueden suspenderse temporalmente en circunstancias extraordinarias, señala el sitio oficial del Parlamento Europeo.

¿Cómo se pondrá en práctica?

Con vistas a mejorar la biodiversidad de los agroecosistemas, los países de la UE tendrán avanzar en dos de los tres indicadores siguientes: el índice de mariposas de los pastizales; la proporción de tierras agrícolas con características paisajísticas muy diversas, y las reservas de carbono orgánico en suelos minerales de tierras de cultivo.

Además, deberán tomarse medidas para aumentar el índice de aves comunes ligadas a medios agrarios, ya que estos animales son buenos indicadores del estado general de la biodiversidad. Dado que la restauración de las turberas drenadas es una de las formas más rentables de reducir las emisiones en el sector agrícola, los países de la UE deben reparar al menos el 30 % de las mismas (como mínimo deberá rehumedecerse una cuarta parte), el 40 % de aquí a 2040 y el 50 % para 2050 (donde habrá que rehumedecer al menos una tercera parte), detalla el sitio del Parlamento Europeo.

El proceso de rehumidificación seguirá siendo de carácter voluntario para los agricultores y propietarios particulares. A petición del Parlamento, la ley incluye un “freno de emergencia” que permitirá suspender los objetivos para los agroecosistemas en circunstancias extraordinarias si merman en gran medida las tierras necesarias para una producción suficiente de alimentos para el consumo de la UE.

Por otro lado, la ley exige una evolución positiva de varios indicadores en los ecosistemas forestales y que se planten 3.000 millones de árboles más. Los Estados miembros también tendrán que convertir al menos 25.000 km de ríos en cauces libres y garantizar que no se produzca una pérdida neta de la superficie nacional total de espacios verdes urbanos y de cubierta arbórea urbana.

Voces a favor y en contra

La Ley de Restauración de la Naturaleza fue presentada por primera vez por la Comisión Europea en junio de 2022, y tomo mayor relevancia tras el acuerdo sobre biodiversidad sellado en la COP15.

Esta ley ha generado fuertes polémicas. El Partido Popular Europeo (PPE),  uno de sus mayores opositores, insiste en que el proyecto de ley pondría en peligro el sustento de los agricultores europeos, interrumpiría las cadenas de suministro, disminuiría la producción de alimentos, elevaría los precios para los consumidores e incluso acabaría con las zonas urbanas para dar paso a espacios verdes.

Los argumentos fueron rebatidos por grupos de izquierda, la Comisión Europea, decenas de ONG, miles de científicos del clima, la industria de las renovables y grandes empresas como IKEA, H&M, Iberdrola, Unilever, Nestlé y Danone, que insistieron en que el objetivo de restaurar la naturaleza era compatible con la actividad económica y esencial para garantizar la viabilidad a largo plazo de los suelos europeos.

Si bien se alcanzó un acuerdo provisional en noviembre, el estallido en enero de las protestas de los agricultores de toda Europa revigorizó la reacción contra el Pacto Verde, ya que el sector agrario culpó directamente a la normativa medioambiental del bloque como motivo de la excesiva carga burocrática.

La Ley de Restauración de la Naturaleza, que había quedado relegada a un segundo plano, volvió a situarse en el centro de la tormenta política.

La supervivencia de la ley dio alivio para el Pacto Verde, que está bajo presión por parte de los partidos de derechas y liberales, el sector agrícola y las asociaciones industriales.

A principios de mes, Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, decidió retirar un polémico proyecto de ley que pretendía reducir a la mitad el uso y los riesgos de los pesticidas para 2030. “Sólo si nuestros agricultores pueden vivir de la tierra invertirán en el futuro. Y sólo si alcanzamos juntos nuestros objetivos climáticos y medioambientales, los agricultores podrán seguir ganándose la vida”, declaró.

En base a Euronews y Parlamento Europeo

Noticias relacionadas

Menores compras de China se hicieron sentir y cayeron las exportaciones de carne en julio

Cecilia Ferreira

Entrada a la primavera con el agua justa

Eduardo Blasina

Fratti sobre negocio de Minerva y Marfrig: “No es bueno para nadie, ni para el productor rural ni para la competencia interna”

Cecilia Ferreira