Australia: pandemia impacta sobre la logística en el comercio de carnes

Mientras China parece estar emergiendo del golpe del COVID-19, la crisis se está intensificando en el resto del mundo y continuará interrumpiendo el consumo de carne roja, señaló Meat and Livestock Australia, en un informe publicado esta semana.

En primer término MLA señaló el fuerte impacto de la pandemia sobre la logística en el comercio de carnes, con interrupciones importantes como cancelaciones de vuelos que restringen la capacidad de carga aérea, contenedores refrigerados retenidos en los puertos y no devueltos a la circulación mundial, escasez de mano de obra y despacho de aduanas lento.

Pero no todas son malas noticias. De acuerdo a MLA se espera que la demanda china continúe creciendo, si logra mantener controlado el brote, ya que el déficit de carne de cerdo generado por la peste porcina africana (PPA) impulsa a los consumidores a buscar en otros lugares sus provisiones de carne. La consultora Steiner Consulting proyecta que las importaciones totales de carne roja de China aumentarán en un 15% con respecto a los niveles récord alcanzados el año pasado, lo que debería dar sostén a los precios para las exportaciones australianas de carne roja.

A pesar de las dificultades, las exportaciones australianas de carne vacuna se mantuvieron relativamente estables en marzo de 2020, apenas por debajo de las 94.000 toneladas peso embarque, un 1% más que en febrero.

Por otra parte, las dificultades logísticas han generado un impulso de las ventas minorista, particularmente on line, para artículos básicos como carne picada.

MLA señaló además que hay un incremento en la demanda de ganado vivo, debido a la reducción en el tránsito aéreo que limita el acceso a la carne refrigerada / congelada.

Noticias relacionadas

Paraguay busca desbloquear el ingreso de carne vacuna en EEUU

Cecilia Ferreira

La industria cárnica de Europa depende del forraje de Ucrania y los fertilizantes rusos

Javier Lyonnet

Precio de exportación supera por primera vez los US$ 5.000, pero el productor no puede festejar

Eduardo Blasina