Aprobar el negocio de Minerva “sería un desastre” dijo Gerardo Zambrano

Al tiempo que cierra con un leve repunte de precios de la hacienda un año 2023 “muy malo” para la ganadería, el empresario Gerardo Zambrano anticipa un 2024 de incertidumbre “por lo que pueda pasar o no con la adquisición de Minerva”.

De concretarse la compra de tres frigoríficos de Marfrig, Minerva pasaría a controlar más del 45% de la faena y un porcentaje mayor aún de la exportación de carne de Uruguay.

Mientras el negocio se encuentra a estudio de la Comisión de Protección y Defensa de la Competencia (Coprodec) del Ministerio de Economía “ya se están viendo los resultados de la influencia de Minerva y los comentarios que preocupan y mucho a un sector que es la intermediación, algo que no es nuevo pero sí más agresivo”.

Ejecutivos de Minerva Foods confirmaron públicamente en los últimos días que uno de sus objetivos en Uruguay es ampliar las “compras directas” de ganado con una “reducción de la participación” de los intermediarios en las adquisiciones de hacienda.

En Uruguay “la desintermediación es un proceso que va evolucionando año a año” y que es un “punto fuerte” de la estrategia, dijo el jefe de operaciones de Minerva, Luis Ricardo Alves.

“Una influencia muy grande del posicionamiento de Minerva en el negocio del ganado y la carne a mi entender sería un desastre y una mala cosa para los productores”, dijo Zambrano en Tiempo de Cambio de Radio Rural.

Sobre la política comercial de la empresa que prescinde de los consignatarios dijo que “habrá que combatirla” y que para el productor acordar en forma directa por unos centavos más es “pan para hoy y hambre para mañana”.

La Asociación de Consignatarios de Ganado (ACG) está haciendo una campaña en los medios para reafirmar la importancia de su tarea y hace algunas semanas se abstuvo de publicar sus habituales referencias semanales de precio debido a la distorsión comercial en el mercado.

“Las estadísticas dicen que la mitad de los ganados que se embarcan son a través de los consignatarios, ha habido quebrantos en la industria frigorífica en que los productores ni se enteraron”, dijo Zambrano sobre el rol de los intermediarios. Puso el ejemplo de la suspensión de actividades este año de la firma china Sundiro que generó una deuda de US$ 7 millones por compra de hacienda con los consignatarios y no con los productores. Sundiro está en proceso de pago de deudas y reapertura de los frigoríficos Lorsinal y Rosario.

“Minerva va a responder por la faena de la producción de 7 millones de hectáreas ganaderas, la mitad del país. ¿Quién asegura que no puede tener un quebranto y que pueda incurrir en falta de pago? Al abarcar un volumen grande de faena va a abarcar un riesgo importante en cuanto al volumen que se mueve”, expresó el titular de Zambrano y Compañía.

Escuche la entrevista de Eduardo Blasina a Gerardo Zambrano en Tiempo de Cambio

 

Noticias relacionadas

Menor volumen de ganado encerrado y negocios futuros sobre US$ 4,10

Cecilia Ferreira

Problemas sanitarios complican la recuperación de la producción de cerdos en China

Cecilia Pattarino

En agosto, por primera vez en el año, crecieron las exportaciones de carne vacuna

Cecilia Ferreira