Porqué cientos de agricultores alemanes iniciaron una semana de protestas

Miles de agricultores alemanes han paralizado carreteras en Alemania y paralizado el tráfico en zonas de Berlín este lunes, expresando su descontento con la decisión del gobierno de eliminar los subsidios, incluidos los beneficios para el diésel agrícola más barato. La protesta nacional que duraraá una semana comenzó en Berlín, donde convoyes de tractores y camiones pararon el tráfico durante las horas pico.

Jörg Pfandlo, un trabajador agrícola de Brandeburgo, expresó la frustración dentro del sector: “Los agricultores deben garantizar que haya alimentos para la población. Pero al final se les ha vuelto tan difícil, ahora con los recortes y cosas así, que básicamente se las arreglan a duras penas con un nivel de subsistencia y básicamente ya no son capaces de hacerlo económicamente viable. Y en algún momento el dinero se acaba”.

La coalición del Canciller Olaf Scholz enfrentó reveses en la planificación presupuestaria y tuvo que lidiar con un déficit de 18 mil millones de euros. El proyecto de presupuesto de 2024 propone la eliminación de las exenciones fiscales para la agricultura y una eliminación gradual de los subsidios al diésel para los agricultores durante varios años.

El vicecanciller y ministro de Economía alemán, Robert Habeck, destacó flexibilizaciones en la posición del gobierno: “Debido a la presión de los costos, nosotros en el gobierno alemán hemos mostrado buena voluntad hacia los agricultores. Mantendremos una parte esencial de las subvenciones que se están discutiendo ahora: la exención fiscal para los vehículos agrícolas y los recortes graduales de las subvenciones para el diésel agrícola. De esa manera será más justo. Sin embargo, no podemos prescindir de él por completo. La presión para ahorrar tras la sentencia del Tribunal Constitucional existe. Nos vimos obligados a ahorrar miles de millones de euros ad hoc”.

En medio de las protestas, surgieron preocupaciones sobre el aumento de las tensiones. Los gremios de agricultores instaron a los manifestantes a no atacar las residencias de los políticos, destacando el riesgo de que grupos extremistas exploten las quejas de los agricultores. El vicecanciller Habeck advirtió sobre llamados a un golpe de estado y el surgimiento de facciones extremistas durante las protestas.

Noticias relacionadas

Grupo Don Mario adquiere el negocio de maíz y sorgo de KWS en Sudamérica que en Uruguay es representado por Procampo

Javier Lyonnet

Exportaciones crecieron en mayo con gran empuje del arroz

Javier Lyonnet

Alerta roja para el trigo, ¿acompañará la soja?

Eduardo Blasina