14.8 C
Montevideo
diciembre 5, 2023

Pantalla Uruguay con nuevas referencias para ganado de reposición

Con ajustes al alza en casi todas las categorías Pantalla Uruguay comercializó 6.591 vacunos el viernes, el 88% de la oferta de 7.478 animales puestos a consideración en el remate 264 del consorcio.

Los terneros mantuvieron el promedio de US$ 2,19 del remate de setiembre, con mejoras de 5% en los animales más livianos y un promedio al bulto de US$ 404 para toda la categoría.

Las vacas de invernada se colocaron a US$ 1,41, un incremento de 6% respecto al remate anterior.

El promedio para los terneros fue el mismo que en octubre del año pasado y está solo 10 centavos por debajo de los precios de 2021 en Pantalla Uruguay.

Los terneros castrados marcaron diferencia sobre los enteros con demanda netamente para invernadores, un cambio en el mercado donde el ternero entero para exportación ha estado marcando pisos de precios durante buena parte del año.

En terneros y terneras el promedio fue de US$ 1,97, casi 4% más que hace un mes, y las piezas de cría tuvieron ventas totales y una corrección de 25% al alza, desde US$ 300 a US$ 375 en comparación con setiembre.

“Percibimos que ya tuvimos el piso de los ganados y estamos parados en valores bajos con la perspectiva de que vayan mejorando, para quien quiere reponer, los ganados están fuertes y atractivos con kilos para poner”, comentó Federico Jaso, director de Jaso & Jaso Negocios Rurales.

El remate fue ágil y demandado, con puja en casi todas las categorías. Los novillos tuvieron buen desempeño, también con demanda concentrada en invernadores y promedios de precios que mejoraron entre 5% y 11%: los de 1 a 2 años marcaron US$ 1,88 y los de 2 a 3 años US$ 1,81.

Las vaquillonas de 1 a 2 años para entorar, con 280 a 300 kilos, promediaron US$ 1,74, un avance de 5%.

Noticias relacionadas

Uruguay y China inician negociaciones formales para un TLC

Javier Lyonnet

Brasil cerró el 2022 con récord histórico para las exportaciones de carne vacuna

Cecilia Ferreira

Se cumple un mes de la suspensión de exportaciones a China; industria brasileña perdió US$ 500 millones

Javier Lyonnet