Mejora el escenario 2024

Por Eduardo Blasina

El novillo cruzando los US$ 3,40, los corrales comprando activamente ganado de reposición y el precio de exportación empezando el año bastante arriba de US$ 4.000 (4.328),  junto a un enero favorable, relativamente fresco y lluvioso y a un precio de granos accesible son cinco componentes de un panorama bastante más favorable para la ganadería del que podía verse unos meses atrás y radicalmente distiinto al del comienzo de 2023.

No es que todo vaya a ser color de rosas. El precio del ganado en Brasil dejó de subir, mostrando que no hay una corrida de precios internacionales que esté detrás de este ascenso. Y por otro lado, no vemos razón para que el tipo de cambio este año vaya a ser amigable. La inflación probablemente vuelva a ganarle al dólar o sigan muy parejos prolongando la situaición actual.

Pero el contar con una ganadería con riego durante los meses clave, asegurando prácticamente una muy buena parición en la próxima primavera y un precio de reposición muy firme en la próxima zafra de terneros marca una perspectiva bien interesante, no porque sea comparable a la lica del pico de precios de 2022, sino porque permite dar vuelta la página de la sequía y programar un año en el que se pueda tener un margen, y recuperar el buen estado de pasturas y ganados que venían más que castigados hasta setiembre.

Hay que planificarlo para que rinda lo más posible y para que esa mejora se prolongue en el tiempo.

Noticias relacionadas

En Australia las exportaciones de carne en marzo fueron las más altas desde 2021

Cecilia Ferreira

La faena baja un escalón previo al comienzo de la ventana de cuota

Javier Lyonnet

Bajó 40 kilos en los dos últimos meses el peso de novillos a faena

Javier Lyonnet