Opinión

Tercer año con faena en año agrícola superior a 2,3 millones

10 de julio de 2019
Tercer año con faena en año agrícola superior a 2,3 millones

Una estabilidad inédita en la oferta ganadera uruguaya, ¿puede sostenerse?

Los datos de la faena en el año agrícola, determinantes del stock vacuno, ratifican una situación peculiar: la faena de vacunos se mantiene desde hace más de tres años llamativamente estable en torno a 2,35 millones de animales faenados cada año.

En el año agrícola que terminó al final de junio, el total faenado llegó a 2,34 millones y marcó el tercer año consecutivo con una faena superior a 2,3 millones.  Eso es la primera vez que sucede. Hubo en 2015/16 y 2016/17 faenas mayores a las del año pasado, y a las de los últimos tres años. Pero no pudieron sostenerse en aquel entonces. La faena “compensó” la suba cayendo posteriormente hasta poco más de dos millones hasta 2015. A partir de entonces sucede lo  novedoso. Tras alcanzar un mínimo en 2014 por debajo de 1,9 millones en doce meses sobre mediados de ese año comienza una trayectoria de crecimiento. Primero por la venta de vientres retenidos durante los años de bonanza 2010-2013, pero luego por la irrupción de la cuota 481 y el empuje de China que sostuvieron en los últimos 18 meses una perspectiva cada vez más favorable.

Esta persistencia de una faena elevada tiene un componente adicional importante en la faena de hembras. En efecto, al haber sido acompañada en los últimos tres años por un fuerte aumento de la exportación en pie, la disponibilidad de novillos es muy baja. De modo que en el último año cae fuerte la faena de novillos y sube en paralelo la de hembras. El engorde de vaquillonas y la recría para acelerar la entrada de las hembras en el ciclo reproductivo parece una tendencia firmemente establecida. Pero será eso suficiente para mantener tanto el potencial productivo de terneros como el nivel actual de faena?

El dato de faena en junio parece marcar una luz amarilla. La actividad cayó fuerte, un poco por falta de disponibilidad y otro poco porque ante  lo elevado de los precios varias plantas frigoríficas cerraron o redujeron su operativa. El mes pasado la actividad fue baja, 15,5% menos en el total de vacunos, 18% menos novillos y 13% menos de hembras. La faena de novillos fue la más baja desde abril de 2016, el mes en el que la contaminación con Etión y las lluvias incesantes trabaron la comercialización.

La faena de julio, si el promedio semanal estuviera en 35.000 vacunos implicaría una faena total de 155 mil cabezas, lo que confirmaría el descenso respecto a 2018 cuando la faena en julio se ubicó en 181 mil cabezas. Con buen tiempo y un uso intensivo de granos puede darse una persistencia de la actividad, pero aún así parece difícil que la faena de más de 2,3 millones pueda sostenerse. Más argumentos para la firmeza de los precios. La restricción en la oferta puede estar empezando a notarse, lo veremos en la faena de los próximos tres meses.

 

 

Compartir en:

Estamos dispuestos a responder sus dudas, consultenos y le responderemos a la brevedad.