Noticias

Precio de exportación bajó un escalón

23 de diciembre de 2016
Precio de exportación bajó un escalón

Por Blasina y Asociados, especial para El Observador

Como en la agricultura, diferenciarse o aceptar una baja de precios es la premisa. En el caso de la carne vacuna uruguaya las condiciones están: trazabilidad, prestigio de país, posibilidad de vender tanto producido a pasto como a grano.

"El reconocimiento a la marca Uruguay está, entramos cada vez con más fluidez en cadenas de restaurantes", dijo el martes pasado el industrial Eduardo Urgal, al visitar la sede de la Asociación de Consignatarios de Ganado (ACG).

Pero el precio de exportación de la carne vacuna de Uruguay cayó 10% este año. No escapó de una situación internacional en la que el aumento de la oferta se hace sentir. Y todo hace suponer que en el año próximo esa elevada oferta seguirá notándose.



Es el segundo año consecutivo de caída en el precio, que pasó del eje de los US$ 4.000 en 2014 a los US$ 3.800 el año pasado, y cerrará sobre los US$ 3.400 este año. Un descenso que complica a los que producen novillos a pasto, ya que el precio del novillo cae en paralelo, mientras que el precio de los terneros se sostiene a través de la exportación en pie.


Y para los que finalizan los novillos a grano el final del año trajo una nota de incertidumbre respecto al futuro del cupo 481, que ha sido la línea de negocios más estable de la ganadería, pero que, habiendo sido otorgada por la Unión Europea (UE) inicialmente a EEUU, es aprovechada por varios países y no tiene incidencia en las ventas estadounidenses.


Dos factores a la baja

Por otra parte, la baja en el precio promedio de exportación de Uruguay tiene otra causa, además del afloje de precios internacionales: la presencia de China es cada vez mayor. Este año marca otro récord de exportaciones, con 180 mil toneladas compradas. Prácticamente la mitad de la carne que exporta Uruguay va para ese destino, pero la competencia se hace notar.

Con Brasil exportando el precio promedio de la carne exportada al gigante asiático bajó 11%. China llevó 44% de la carne vacuna exportada, a un precio promedio de US$ 2.636, bastante por debajo del promedio. Pero no fue la excepción.

Las bajas fueron generalizadas y en cierta manera dan pistas de lo que está pasando en cada lugar. Los precios de exportación al Nafta –Canadá, EEUU y México– bajaron 15%, principalmente por un fuerte descenso en el precio que pagaron los canadienses, mientras que EEUU, donde el aumento en la oferta se hace sentir, bajó el precio pagado por la carne uruguaya en línea al promedio: 10% menos.
La crisis de Brasil también se hizo sentir. Los norteños compraron algo más de carne vacuna uruguaya que en 2015, pero a un precio sensiblemente más bajo. En este caso el precio de exportación bajó 13%, de US$ 5.050 a US$ 4.370 por tonelada.


La excepción en ese panorama de precios menores a 2015 la dio Chile, que pagó más en promedio, aunque comprando menos volumen de carne.

Pero en el balance, termina un año en el que la carne vacuna no pudo escapar a los efectos del aumento de la oferta de EEUU y el aumento de la competencia de los países vecinos, dos factores que seguramente seguirán pesando durante 2017.

Otro factor que lleva a la baja en el precio de exportación es la diferente composición de la faena, la proporción de hembras es mayor. Aunque esto es un factor de escasa relevancia, tiene cierta importancia porque en 2017 la faena bajará por menor salida de hembras –especialmente si se mantiene la firmeza del ternero vinculado a la exportación en pie– y lo benévolo del clima, que debe llevar a un buen resultado en el entore en curso.

 

Pocos mercados decisivos

En 2016 las exportaciones se siguieron concentrando en el mercado de China. Los asiáticos se llevaron casi la mitad del volumen exportado, 44% del total. Dado el menor precio por tonelada, la incidencia en la facturación total es 34% menor.

En la facturación, la suma de China, el Nafta y la UE se lleva el 78% de los dólares ingresados por la venta de carne. A ello se agrega el 8% de ingresos que generan las ventas a Israel –que aumentaron este año– y que tienen cierta incidencia sobre la formación de precios.

El Mercosur tiene poca incidencia, más allá de la venta de algunos cortes específicos con destino a Brasil, y en el resto del mundo la colocación es de nichos.

Dentro de estos el que merece destaque es Corea del Sur, que de a poco va sumando un volumen significativo para las dimensiones uruguayas y el potencial de crecimiento. Este año se exportaron casi 5.000 toneladas por algo más de US$ 15 millones y este país quedó consolidado como el tercer principal destino en Asia, detrás de China e Israel.

Los precios de exportación empezaron el año con el pie izquierdo. Ya venían bajando y en marzo, en parte tal vez por los problemas generados por los residuos de etión en embarques a EEUU, marcaron los mínimos del año. Luego tuvieron una cierta recuperación, para volver a caer sobre el final del año.


La baja se vio reflejada en el Novillo Tipo, que calcula el Instituto Nacional de Carnes (INAC), que en forma similar a la de los precios de exportación tocó mínimos en el primer trimestre del año, repuntó, pero en el final del año volvió a caer.

Este precio teórico, que representa lo que en teoría factura la industria con la venta de los componentes de un novillo, bajó el mes pasado al menor nivel desde abril, y desde octubre de 2014 acumula una baja de 19% en dólares.

No es fácil avizorar un repunte de precios. El aumento de la producción de EEUU y Brasil, y la debilidad que se percibe en el mercado europeo, con una creciente competencia en el cupo 481, parecen sumar más que un mercado chino que compra volumen pero paga poco dada la avidez de los exportadores por venderle.

El 2017 será el segundo –y seguramente último– año de reducida competencia australiana, ya que la ganadería de aquel país se estará todavía recuperando de una sequía. Pero esos dos factores son insuficientes para avizorar un repunte de los precios internacionales.

 

Preocupación por el futuro de la Cuota 481


El crecimiento que Uruguay pudo mostrar en un segmento nuevo como la cuota europea 481 a lo largo de los últimos cuatro años parece estar llegando a un techo. "Es impensable para mí que la cuota caiga por una demanda de Estados Unidos; capaz estoy errando, pero es un escenario que prefiero no tomar en cuenta" dijo esta semana el industrial Eduardo Urgal.

Pero con la victoria de Donald Trump todo puede entrar bajo revisión. Porque ese cupo fue creado por la Unión Europea para compensar las sanciones a Estados Unidos por el uso de hormonas que trababa las exportaciones estadounidenses a Europa. Pero esa compensación teórica viene siendo usada por otros países y no por Estados Unidos.

Y aunque no reclame la cancelación de ese cupo, que le fue otorgado pero no usa, y todo siga como hasta ahora, la colocación en la 481 se hará más difícil para la carne uruguaya por la fuerte competencia que se va generando de otros países como Argentina, la depreciación del euro y la creciente avidez de los productores uruguayos por formar parte de este negocio.

Ya no hay lugar para todos. Si la cuota fuera cancelada sería muy grave. Pero hay que preparar escenarios alternativos en los que los beneficios actuales de producir a grano pueden diluirse o caer.

Compartir en:

Más en Noticias

Widget Precios

Páginas asociadas

  • ABC Uruguay

    Empresa de asesoramiento en agronegocios que articula el conocimiento agronómico con el análisis de mercados. La empresa lleva adelante distintas tareas, desde la gestión integral de empresas a la elaboración de planes de uso y manejo de suelos.

  • Farms.uy

    Portal destinado a asesorar a inversores que llegan a Uruguay. Conectamos a productores con inversores. Articulamos la oferta y demanda de campos y ayudamos a la concreción de todo tipo de inversiones relacionadas con los agronegocios en Uruguay.

Estamos dispuestos a responder sus dudas, consultenos y le responderemos a la brevedad.

Más en Noticias

Widget Precios