Opinión

Los precios rompen todos los récords

02 de octubre de 2019

La fiebre de los cerdos se expande fuera de China

Sigue subiendo el precio de la carne de cerdo en China y el de la carne vacuna en Uruguay. Los novillos a US$ 4,15, las vaquillonas a US$ 4 y las vacas de invernada que volaron ayer en Plaza Rural y también marcaron un récord inédito en US$ 1,92 de promedio. En esta semana el novillo puede decirse que está en el precio más alto de todos los tiempos, algo que para la vaca ya sucede desde varias semanas.

Un nuevo informe de Rabobank agrega combustible al incendio. La producción de carne de cerdo caerá en 2020 en varios países de Asia. Vietnam es tal vez el principal fuera de China. La enfermedad ya está en las dos Coreas, en Laos, Timor, Filipinas, Myanmar.

El precio de exportación de Uruguay se sostiene por encima de los US$ 4.000 con bastante luz. ¿Es eso suficiente para explicar la suba del novillo que ya llega a los US$ 4,15. Puede sobrevivir la industria a estos precios y esta escasez de materia prima sin que se produzca un proceso de concentración?

Las lluvias parecen asegurar dos pariciones récord consecutivas. Tal vez eso haya ayudado a precios nuevamente espectacularmente altos en Plaza Rural donde las vacas de invernada promediaron US$ 1,92 por kilo.En el corto plazo la cuenta puede dar o no. El problema es la industria en el mediano plazo.

Porque falta mucho para que los terneros que están naciendo en esta primavera constituyan una oferta faenable. Dos años en el mejor de los casos. Por otro lado, a partir de octubre o noviembre es previsible que el dólar en Argentina de otra disparada y que vuelvan las retenciones más altas para la exportación de carne. Como influirá eso en la competencia local?

Las industrias que tienen filiales regionales se hacen más fuertes a través de los precios bajos de la hacienda de los países vecinos. La industria frigorífica local está ante el mayor desafío, con la demanda asegurada pero la oferta de ganado casi inaccesible. La ganadería uruguaya está ante la mayor oportunidad de su historia, pero la escasez de ganado hace  que para la industria uruguaya sea un momento en el que no hay nada para festejar.

Hay pocos momentos en los que cabe desear que los precios no sigan subiendo. Este es uno de ellos.

Compartir en:

Estamos dispuestos a responder sus dudas, consultenos y le responderemos a la brevedad.