Opinión

Del récord de cada día a los cambios estructurales

13 de noviembre de 2019

Por Eduardo Blasina

El precio de exportación de la carne vacuna sigue convalidando lo excepcional del mercado del ganado gordo. Los actuales valores tienen un componente de competencia interna por la escasa materia prima, pero también tienen un cimiento firme en la debacle de la carne de cerdo de China.

Precio de exportación de la carne vacuna en la última semana: por encima de US$ 4.200, van  cuatro semanas por encima de US$ 4.100. El precio de la carne ovina exportada en la última semana US$ 5.163, tercera semana por encima de US$ 4.500.

El banco holandés Rabobank dice que por cinco años no podrá normalizarse el mercado de carne de cerdo de China y la Organización Internacional de Epizootias indica que hasta un cuarto de la población mundial de cerdos podría tener que ser sacrificada.

El dólar cierra por encima de $ 37,50 por segunda jornada consecutiva, y la región está con un nivel de inestabilidad que hace pensar que el refugio dólar seguirá atractivo.

Es cierto, China está habilitando cuanta planta frigorífica encuentra alrededor del mundo para cubrir su abastecimiento. Pero a esta altura parece cada vez más probable que el precio del novillo empiece 2020 por encima de US$ 4 por kilo de carcasa. Y mientras seguimos viendo los récords caer. Hoy por primera vez las vacas de invernada superaron los dos dólares por kilo de peso vivo en Plaza Rural. Hace unos meses cuando se pagaba US$ 1,70 parecía algo muy arriesgado.

Es importante construir un buen piso para cuando pase la ola, dure esta lo que dure. La lógica de destetar temprano, recriar rápido y mandar a un encierre apenas se pueda será probablemente la lógica para que la faena pueda sostenerse y todos los eslabones de la cadena puedan aprovechar lo mejor posible esta implosión de la producción de carne de China y la complementaria explosión de la demanda, que ahora ha incorporado a todas las categorías de ovinos.

Cabe preguntarse si un marco amigable persiste para la ganadería, como proponen los holandeses de Rabobank por cinco años, ¿qué revolución productiva puede darse en Uruguay?

La integración con agricultura y forestación, los pastoreos racionales, los destetes precoces, la recría con grano, las tecnologías pueden florecer y si asumen que después de China aspiradora volverá una China más exigente, se puede construir un piso de precios lo suficientemente alto como para que el desarrollo no se detenga.

Compartir en:

Estamos dispuestos a responder sus dudas, consultenos y le responderemos a la brevedad.