Opinión

¿Chau mochila 1?

09 de mayo de 2018

Por Eduardo Blasina

Tal vez, todavía es temprano para decirlo, pero posiblemente hemos zafado de la peor etapa del dólar super barato que hemos tenido. Es factible que el mercado en general con la suba delas tasas de la Reserva Federal y las dudas de los argentinos respecto a la sustentabilidad del modelo económico de Macri estén permitiendo que el cauce del dólar vuelva a lo normal. Que el tipo de cambio real vuelva a los promedios históricos. Porque el dato importante es que se terminó la plata barata para esta región. Para conseguir dólares ahora hay que cambiarlos por productos, no por papeles. El capital tiene rentabilidades aceptables sin riesgos en EEUU, riesgo cero. Y el juego de las letras de tesorería ya no es tan claro, o aún, quien tenga letras de tesorería hoy es posible que pierda dinero.

Y si se me permite, es posible que Macri logre manejar la situación, se de cuenta que no tiene que gastar un dólar de sus reservas en frenar al dólar y que tiene que dejarlo ir. Como lo está dejando ir también ir Brasil, sobre los 3,60 hoy. Las crisis son por dólar barato, no por dólar caro. Los países de esta zona pueden estar aprendiendo la lección.

Se abren varias posibilidades, pero no debe descartarse que el dólar permanezca por encima de $ 30 (hoy cerró a $ 30,6, máximo en dos años) lo que terminaría de configurar una poszafra y un año ganadero sumamente favorable. Permitiría sembrar con la mayor esperanza de los últimos tiempos y daría oxígeno a las exportaciones de lácteos tal vez permitiendo una gradual recuperación de industrias que están en cuidados intensivos.

La ressitencia de la ganadería ya se nota en importaciones récord de maíz, que hacen pensar que puede sortearse un invierno difícil pero al que ya se le van acortando semanas que en otros años son de heladas y ganados perdiendo estado.

Hay un cambio de escenario potencialmente muy importante, el dólar vuelve a ser una moneda fuerte y es el tiempo de que las exportaciones sean el gran estabilizador de la economía uruguaya. Claro que para eso hay que aprobar los tratados de libre comercio. Habrá que seguir presionando a las minorías que mantienen el cerrojo. La época en la que el consumo sostenía a la economía está terminando, pero para que la exportación pueda sostenerla de ahora en adelante, la señal de no abrir un TLC con Chile es pésima. El dólar a 30,6 es mejor de lo que podía esperarse al empezar el año.

Compartir en:

Más en Opinión

Widget Precios

Estamos dispuestos a responder sus dudas, consultenos y le responderemos a la brevedad.

Más en Opinión

Widget Precios