Opinión

Atravesar la sequía y el malhumor

07 de febrero de 2018

Por Eduardo Blasina

Es un momento difícil desde todo punto de vista. El entore castigado por la sequía y la tensa espera por medidas de alivio, el dólar inamovible de sus $ 28 y la inflación alta.

Pero aún así, nuestro criterio es el escapar hacia adelante, apostar a las ventajas competitivas que la ganadería tiene, a la diferenciación que ha logrado y el norte permanente de aumentar el precio por tonelada exportada y de esa manera mejorar el precio del novillo y del ternero.

Ya deberían estar en curso medidas de apoyo para la gente que se está quedando sin pasturas y sin forraje, ya deberíamos estar pensando en cómo minimizar la pérdida de terneros para la próxima primavera.

La fluidez con las que han salido los más de 50 mil vacunos faenados en las últimas tres semanas, la persistencia de un precio por tonelada exportada mejor al de 2017, deberían ayudar a diferenciar entre las críticas a un Estado hipertrofiado y la planificación estratégica sectorial.

Si en este semestre abre el mercado japonés, si los US$ 3,10 a US$ 3,15 para el novillo son un piso, hay que pedir condiciones para seguir apostando y no rendirse. Hay que presionar para un acuerdo de libre comercio con Chile y para que se llegue a acordar con la Unión Europea.

Por complicado que esté el entorno del negocio, hay que pelear pacíficamente por lo que es justo y al mismo tiempo insistir en escapar hacia adelante. Con la misma firmeza con que se reclama lo justo hay que seguir planificando el corto y el mediano plazo. Se sabe que será un invierno difícil y que para los invernadores habrá en el próximo otoño menos terneros de lo que podía esperarse dos meses atrás.

Compartir en:

Más en Opinión

Widget Precios

Estamos dispuestos a responder sus dudas, consultenos y le responderemos a la brevedad.

Más en Opinión

Widget Precios