UPM- Forestal Oriental puso en marcha un vivero de vanguardia próximo a Guichón

Archivado en Conexión Tecnológica

A fines de abril, UPM a través de Forestal Oriental, inauguró un moderno vivero sobre la ruta 4, a 14 kilómetros de la localidad de Guichón en Paysandú. El vivero, denominado Santana, es único en Uruguay por sus dimensiones y tecnología.

Para conocer más acerca del nuevo vivero y de la empresa, Conexión Tecnológic@ dialogó con el ingeniero agrónomo Javier Solari, gerente general de UPM Forestal Oriental.

¿Cuáles son las principales características tecnológicas innovadoras del vivero Santana?

El vivero utiliza tecnología de última generación, incorporando los conocimientos desarrollados por la empresa durante 20 años en Uruguay, para adaptarla a las condiciones locales. Las principales innovaciones son:

?  Uso muy eficiente del agua. Se recogen todas las aguas pluviales (son cinco hectáreas techadas de invernadero) en un gran pólder de unas 9 hectáreas, donde se almacena para luego reutilizarla. El pólder permite capturar y reutilizar esas aguas que se perderían hacia el océano. Además, en los períodos de exceso de agua del arroyo Santana, se bombeará agua al pólder.

Por otro lado, la eficiencia del riego y de la refrigeración son mayores, implicando un menor uso de agua.

?  Reutilización de nutrientes. Al colectarse el agua pluvial, pasa por una planta de tratamiento de ozono donde se realiza un aislamiento de nutrientes para su reutilización.

?  Uso de energías renovables . Como las plantas que se están utilizando tienen un bajo porcentaje de enraizamiento, hay una gran respuesta al calefaccionamiento de las naves del vivero, que logra acelerar el proceso de enraizamiento. Ese calefaccionamiento se realiza con energía renovable, con residuos y maderas de los bosques que cosechamos, que son llevados al vivero chipeados, para ser utilizados en las calderas. Se trata siempre que el balance de carbono sea favorable.

?  Utilización de tubetes biodegradables. La metodología aplicada hasta hoy, es que las plantas crecen en tubetes de plástico que se llevan al campo, donde se saca la planta y el tubete vuelve al vivero y se desinfecta mediante productos químicos. Eso genera ineficiencias significativas porque implica el seguimiento de los tubetes, pérdidas de los mismos, y necesidad de limpiarlos profundamente, además del riesgo de afectar las raíces al sacar la planta del tubete.

Por eso, este vivero incorpora la tecnología Ellepot , que consiste en contenedores de papel biodegradable que se plantan junto con su contenido. Además de evitar las ineficiencias de los tubetes plásticos, tienen la ventaja de que las raíces tienen mejor arquitectura. Cuando las raíces se desarrollan dentro de un tubete plástico, al llegar a las paredes del mismo, se canalizan hacia abajo, hacia un mismo punto. En cambio con los tubetes de papel, las raíces se podan cuando entran en contacto con el aire y una vez que entran en contacto con el suelo, continúan desarrollándose en forma exponencial, y no concentradas en un punto, implicando una mejor estructura radicular de las plantas.

 

¿Qué producción de plantas esperan lograr?

El nuevo vivero se suma al que tiene la empresa al norte de la ciudad de Paysandú, a orillas del arroyo San Francisco.

La producción anual de plantas estimadas es de 15 millones, lo cual permitiría la plantación de unas 10.000 hectáreas por año.

¿Cómo es el programa de mejoramiento genético de UPM Forestal Oriental?

La empresa ha venido invirtiendo en mejoramiento genético. Primero colectando materiales de distintas partes del mundo, probando su desempeño en Uruguay, realizando un proceso de selección y mejoramiento genético por estacas, y luego, haciendo hibridaciones entre las diferentes especies. Hoy tiene un programa genético muy importante, con gran cantidad de especies y familias adaptadas al sitio y se está hibridando para generar materiales mejores, contemplando las necesidades de la empresa.

A su vez, se buscan materiales adaptados a las diferentes áreas topográficas. En cuanto a los materiales adaptados a las partes altas, la empresa tenía materiales de gran desarrollo a nivel de estaca, pero las especies que se utilizan para las hibridaciones para las partes bajas, como el Dunii, tienen el problema de que enraízan muy poco, por lo que se precisa mucho mayor capacidad de vivero por planta producida. Por ejemplo, especies que están en la parte alta como el Grandis , tienen un porcentaje de enraizamiento de 80 a 85%, con un ciclo relativamente corto de unos 30 días. Mientras que las especies más adaptadas al frio, como el Dunii, el enraizamiento es de 40%, con un ciclo de 40 a 45 días.

Por ello, una misma capacidad del vivero, produce menor cantidad de plantas Dunii que de Grandis .

¿Qué resultados han logrado mediante mejoramiento genético?

La importante inversión se justifica si el mejoramiento genético que se obtiene es significativo. Ya se han cosechado muchos ensayos de estos materiales, mostrando aumentos de productividad en torno al 30% —medida como fibra por hectárea— justificando la inversión.

UPM Forestal Oriental analiza el mejoramiento genético en todas las etapas, desde lo relativo al crecimiento, sanidad, propiedades de la madera, a la planta de celulosa y finalmente también a nivel de los consumidores de papel.

Antes se contrataba a laboratorios en el mundo para analizar la calidad de la fibra, pero ahora se tomó la decisión de hacerlo en Uruguay, para lo cual se pondrá en marcha un centro de alta tecnología.

Las fibras que seleccionamos, valen en el mercado y son muy atractivas haciendo que Uruguay y UPM Forestal Oriental estén en el mapa con las fibras más demandadas.

¿Además de celulosa UPM actualmente está generando otros productos en Uruguay?

La orientación de UPM en Uruguay es hacia la producción de celulosa y energía. Los productos generados en la planta de Fray Bentos son dos básicamente: fibra o celulosa, y el licor negro, para la generación de energía de la cual la planta es superavitaria por lo que abastece a otra empresa y a la red nacional, a la que llegan unos 30 MW.

Si bien UPM Forestal Oriental tiene algunos negocios de madera sólida, son básicamente plantaciones compradas con algún campo. Las nuevas plantaciones están enfocadas a la obtención de celulosa y a una mayor producción por hectárea y no por árbol como en el caso de la producción de madera sólida.

La producción de celulosa se concentra en que cada hectárea produzca más y en que la cadena logística sea más eficiente, porque en el mundo globalizado, la competencia en este producto es muy importante. No tenemos ventajas competitivas con respecto a Brasil o Chile, y nos llevan 20 años de ventaja. Para poder acortar esa brecha, nosotros tenemos que invertir mucho en tecnología y en procesos gerenciales o de gestión enfocados a la celulosa.

¿En qué consiste el programa de fomento de UPM Forestal Oriental ?

En el año 2005 el know how y el avance genético desarrollado se puso a disposición de los vecinos que quisieran incursionar en la producción de madera. Se trata de especializar la producción y enfocarse en la producción de celulosa. Por ejemplo, en campos con áreas que no son forestales, tenemos vecinos que ponen su ganado y producen carne. Ellos son los que tienen la experiencia y el foco en la producción de carne y no nosotros. En una complementación de rubros y competencias, nosotros que estamos avocados a la producción de madera para celulosa, plantamos en sus campos.

Hoy ese programa comprende cerca de 40.000 hectáreas y más de 200 productores. Habiéndose iniciado en el litoral, hoy se ha extendido a otras zonas como Durazno, Cerro Largo y Tacuarembó.

La relación comercial es muy flexible y comprende diferentes modalidades, según cada caso en particular, pero en todos los casos hay un compromiso empresarial de UPM de comprar la producción de forma de minimizar los riesgos para el productor.

¿Cuáles son los aspectos más destacables en términos logísticos de la inversión en el nuevo vivero próximo a Guichón?

Es una inversión significativa, de US$ 18 millones, que apuesta al desarrollo del sector forestal uruguayo y en particular a mejorar la competitividad del sector de madera para celulosa. Es significativa por su monto, y por su impacto en la generación de empleo y en la regionalización que implica. Es una inversión que descentraliza, e implica inversiones en infraestructura en la región. La infraestructura se justifica en la medida que esté la inversión que genere la masa crítica.

En ese sentido es similar a otras que hace la empresa, por ejemplo, el puente sobre el Arroyo del Cordobés (Paso del Billar, entre Durazno y Cerro Largo). En el caso del vivero Santana, las mejoras de la ruta 4 se realizan junto con el MTOP y la Intendencia Departamental de Paysandú, demostrando como las inversiones que se dan en el sector privado, pueden generar una masa crítica como para justificar otras inversiones en infraestructura que deben ser encaradas en conjunto con el sector público en beneficio de las comunidades locales.

Es además una inversión basada en fibras, en línea con la nueva industria forestal para UPM, de alta tecnología, y con compromiso hacia el medio ambiente y a la sustentabilidad.

Finalizando, Solari destacó que todas estas inversiones posicionan a la empresa dentro de los mejores productores de fibra en el mundo.

UPM tiene tres grupos de negocios: energía y celulosa, papel, y materiales transformados. En noviembre de 2007, la fábrica de UPM inició sus operaciones en Uruguay en Fray Bentos, con una capacidad de producción de 1,1 millones de toneladas de celulosa blanqueada de fibra corta de eucalipto que se envía en barcazas desde la fábrica hasta el puerto de aguas profundas de Nueva Palmira para su carga en buques trasatlánticos rumbo a Europa y Asia.

UPM Forestal Oriental es una empresa del grupo UPM que desde hace dos décadas opera en Uruguay produciendo madera para pulpa de celulosa. Emplea a más de 2.500 personas en forma directa, concentrando sus actividades, principalmente el litoral oeste y los departamentos de Tacuarembó, Durazno, Florida, entre otros. Anualmente provee a la planta en Fray Bentos, con 3.6 millones de metros cúbicos de madera, que pertenecen un 70% a la empresa y un 30% a productores asociados.

NOTICIAS   

?  Aumenta la incidencia de tuberculosis

A la Dirección General de los Servicios Ganaderos (DGSG) del MGAP le preocupa la mayor cantidad de casos que están registrando de tuberculosis bovina. El titular de la DGSG, Francisco Muzio, explicó a El Observador, que en esta situación, incide el desarrollo de la lechería, con la creación de tambos de una dimensión no conocida hasta ahora en el país, influyendo la cantidad, concentración y manejo de los animales; a lo que se suma la compra de bovinos de distintos orígenes. Esta situación determinó que sin haber aumentado el número de predios afectados por la tuberculosis, igualmente se incrementara el número de animales que presenta esta enfermedad en esos predios. “Por lo tanto, nuestra principal preocupación es que haya conciencia sobre la necesidad del diagnóstico, para lo cual se impulsan jornadas de actualización técnica” afirmó el jerarca.

En lo que va de 2012 hay 1.200 vacunos afectados, de los cuales una parte fue sacrificada. Según la gravedad de la lesión provocada, la carne decomisada puede ir luego para la elaboración de corned beef y en caso extremo se elimina en un digestor.

El pasado mes de noviembre el Poder Ejecutivo autorizó restablecer la tasa que financia la indemnización para situaciones de fiebre aftosa y enfermedades exóticas, en cuyo marco se incluyen los casos de tuberculosis. Dicho fondo se había creado en 1989, para lo cual durante varios años se recaudó un 0,21% proveniente de las exportaciones de carnes, productos cárnicos, lácteos, cueros y lanas. Cuando se llegó a los US$ 13 millones en la década de 1990 se suspendió el pago de ese tributo y cuando reapareció la fiebre aftosa en 2000 y 2001 se gastó parte de ese fondo, e igualmente ha continuado desde 2010 con los casos de tuberculosis, determinando la necesidad de empezar a recaudar nuevamente con ese fin. Ahora se están procesando las condiciones de pago de los animales sacrificados de acuerdo al valor de tasación de los animales. Más información aquí.

Cumbre mundial en sanidad animal

La 80ª Asamblea Anual de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), que finaliza este viernes en Francia, avanzó en la consideración de estrategias para mejorar la situación sanitaria mundial en enfermedades como la fiebre aftosa, informó ayer a El Observador desde París, el presidente de la OIE, el uruguayo Carlos Correa.

Al referirse a este encuentro, que cuenta con una presencia histórica de delegados de 178 países, Correa dijo que Uruguay mantiene el estatus de libre de fiebre aftosa con vacunación y de riesgo insignificante de Encefalopatía Espongiforme Bovina (EEB).

Durante el encuentro de la OIE, que al terminar tendrá un nuevo presidente que sucederá en el cargo a Correa, se generaron diversas discusiones técnicas y propuestas científicas.   Uno de los aspectos más relevantes a futuro, será la asamblea a cumplirse en Bangkok, Tailandia el 27 y 29 de junio próximo, donde tratarán el código de fiebre aftosa, en el que Uruguay trabaja en aspectos que considera fundamentales.
Según Correa, Uruguay busca la posibilidad de tener ese capítulo de forma renovada y adecuada a los nuevos desafíos. En opinión del experto uruguayo, en ese capítulo no quedan muy claras las condiciones de los países declarados libres de fiebre aftosa con vacunación y sin vacunación con respecto a determinados requerimientos.

“Obviamente estamos coordinando posiciones entre los diferentes países de las Américas y otras regiones del mundo para adecuar el capítulo a lo que la ciencia señala en el sentido de que hoy con la ausencia de actividad viral está resuelto el problema sanitario que pudiera representar la enfermedad”, dijo Correa, y agregó que hay nuevos elementos de la ciencia que permiten mejorar el código de la OIE y adecuarlo a la realidad actual.
América continuará con su plan de erradicación de la fiebre aftosa al 2020, destacó Correa al ser consultado sobre la posición diferente que planteaba la FAO de un control progresivo de la enfermedad. Dijo que los jerarcas de los servicios sanitarios oficiales de Sudamérica mantuvieron una reunión con las autoridades de la OIE y quedó claro que habrán de continuar con la propuesta de erradicación de la enfermedad al año 2020. Más información aquí.

? Música ambiental en reserva de animales

La reserva de flora y fauna Dr. Rodolfo Tálice de Trinidad, Flores, habilitó un equipo de amplificación que emite música melódica e instrumental en todo el predio, incluyendo la zona destinada a los animales.

La idea fue planteada por los técnicos que trabajan en el lugar, haciéndose eco de un pedido persistente de la gente que habitualmente acude al lugar.

“A través de la música se brinda un mejor ambiente tanto a los visitantes como a los propios animales”, dijeron voceros de la reserva, señalando que con la incorporación del equipo de amplificación “se percibe un mayor relax de las diferentes especies”. Los voceros explicaron que la música es melódica e instrumental; nada de rock ni cumbias.

Para el departamento de Flores, la reserva constituye uno de los paseos públicos más importantes y uno de los puntos turísticos más visitados. Más información aquí.

Las praderas marinas almacenan más carbono que los bosques

En las llamadas praderas marinas están almacenadas cerca de 20 mil millones de toneladas métricas de carbono, a pesar de que esos ecosistemas ocupan sólo el 0,2% de la superficie terrestre.

Las praderas marinas son áreas submarinas cubiertas de pastos adaptados a ambientes salinos. Las plantas, que pueden ser de especies diversas, como Thalassius y Posidonias, se encuentran generalmente en zonas de poca profundidad porque deben recibir luz para realizar fotosíntesis.

Karen McGlathery, investigadora de la Universidad de Virginia y sus colegas examinaron cerca de mil praderas marinas en distintos puntos del planeta y encontraron que estos ecosistemas pueden almacenar cerca de 83.000 toneladas métricas de carbono por kilómetro cuadrado. La cifra es más del doble de la capacidad de almacenamiento promedio de bosques, cercana a las 30.000 toneladas métricas por kilómetro cuadrado.

El nuevo estudio deja en evidencia que la preservación y restauración de las praderas marinas también puede jugar un papel clave en la mitigación del cambio climático. Más información aquí.

Comparta este artículo

DeliciousDiggGoogleStumbleuponRedditTechnoratiYahooBloggerMyspaceRSS