PLAN DE USO Y MANEJO DE SUELO: situación actual y etapas previstas

Archivado en Conexión Tecnológica

Un año después de que fueran oficialmente presentados los detalles para la implementación de los planes de uso y manejo del suelo, la Directora de la Dirección General de Recursos Naturales Renovables (RENARE) del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), la ingeniera agrónoma Mariana Hill, volvió a la s ala de Conferencias de la Cámara Mercantil de Productos del País para hacer un balance de lo actuado hasta ahora y compartir las etapas futuras previstas, en lo que denominó como una pseudo rendición de cuentas.

Con tal fin, comenzó su presentación repasando los grandes lineamientos políticos planteados por el MGAP para el quinquenio, dentro de los cuales el número uno es el fortalecimiento de la RENARE para promover y aplicar prácticas culturales que aseguren la sostenibilidad en el uso y manejo del suelo en las cadenas productivas, apoyar el crecimiento agropecuario mejorando la gestión productiva del agua, y lograr el manejo productivo sostenible de la biodiversidad, con énfasis en campo natural.

Dentro de RENARE, Hill explicó que los objetivos para la división de Suelos y Aguas son:

Fortalecer el Departamento de Conservación de Suelos para el desarrollo de los cometidos

Promover el uso del suelo de acuerdo a su capacidad del uso: “ordenar la agricultura”

Campaña de uso sustentable del suelo. Rediseñar el eje de fiscalización a uso sustentable, dado que a pesar de que es sumamente importante la fiscalización del incumplimiento de una norma , es una acción tardía que no resuelve el problema.

Recrear el Departamento de Estudios Básicos y Cartografía. Incorporar la información de suelos actualmente disponible, realizando una nueva cartografía no para sustituir CONEAT sino para complementarla.

 

Plan de uso y manejo de suelos

imagenEl objetivo principal del plan de uso y manejo de suelos es lograr sistemas de producción sustentables mediante el buen uso, el mantenimiento y la recuperación del suelo.

El marco jurídico de los planes de uso del suelo lo provee el artículo 5 del decreto 405/2008, que dice que el MGAP exigirá un plan de uso y manejo responsable del suelo teniendo en cuenta: los suelos del predio, las prácticas de manejo, la secuencia de cultivos y la erosión tolerable estimada. “Para estimarla, actualmente se utiliza la ecuación universal de pérdida de suelo (EUPS, USLE), porque es la única que hoy está ajustada y validada para su uso masivo en el país”, explicó Hill.

Por lo tanto, para presentar el plan, responsabilidad del propietario del predio, se debe conocer sus suelos, plantear rotaciones adecuadas a la capacidad de uso de esos suelos y estimar la erosión. Además, l os planes deberán ser presentados con la firma de un ingeniero agrónomo habilitado por el Ministerio de Educación y Cultura.

Según expuso Hill, “la RENARE entiende que esto lleva un proceso que no es menor. Hay que difundir, dar a conocer, encontrar las herramientas más adecuadas y validadas científicamente, y lograr el involucramiento de la profesión privada”.

Actividades realizadas y planes presentados

La directora de RENARE explicó qu é fue lo que se hizo durante el primer año y por qué se resolvió extender la fase piloto:

Hasta mayo de 2011, se trabajó junto con muchos de los técnicos privados para la elaboración de planes y se realizaron actividades de capacitación y difusión en el uso de las herramientas.

En el período mayo a setiembre de 2011 los planes presentados fueron revisados por el equipo técnico de RENARE, compuesto por los tres ingenieros agrónomos del Departamento de Uso y Conservación de suelos, Aaron Kacevas, Gabriela Sánchez y Alicia Gallo, quienes estuvieron bajo la supervisión constante de Carlos Clérici (director de la División de Suelos y Aguas) y también de Mariana Hill.

El 5 de agosto se realizó una devolución general de la evaluación de los planes a los técnicos y/o empresas, y luego, hasta setiembre, se dio la opción de hacer devoluciones individuales a las empresas que quisieran discutirlos.

Como se observa en el siguiente cuadro, se presentaron 30 planes correspondientes a 25 empresas, abarcando un total de 29.103 hectáreas, lo que representa un 2 a 3% del área agrícola de Uruguay.

Cantidad de planes presentados y superficie total y agrícola, según departamento.

 Adaptado de la presentación: P lanes de uso y manejo de suelos: situación actual y etapas previstas, Mariana Hill, Cámara Mercantil de P roductos del País, 16 de febrero de 2012.

 

Se observa que los planes presentados hasta el momento se encuentran ubicados en su mayoría en la zona tradicionalmente agrícola del país, en los suelos con capacidad de uso más alta, quedando excluidas las zonas con suelos de mayor riesgo de erosión. De ahí que se entienda que se necesita más tiempo para generar experiencias en las zonas de la nueva frontera agrícola, donde hay menos información, menos experiencia y mayor necesidad de ajustar los manejos porque los suelos son más susceptibles a la erosión.

Del área agrícola presentada, 65% es con rotaciones agrícolas puras, de las cuales 98.6% incluyeron gramíneas de verano en la rotación (todas excepto una). “En términos generales, no es posible la rotación continua de soja con un cultivo de invierno, y la lógica para viabilizar los sistemas agrícolas puros es incluir la gramínea de verano. Solamente en 42 hectáreas de departamento de Soriano fue viable la rotación trigo/soja. Si en los mejores suelos del país las rotaciones viables tienen que tener gramíneas de verano, es de esperar que en las otras zonas no sean posibles rotaciones que no incluyan una gramínea de verano” afirmó Hill.

Explicó también que dentro de los distintos departamentos puede haber predios con suelos de aptitud agrícola; por ello la idea es que cada unidad productiva pueda definir si tiene capacidad de uso para hacer lo que está planteando, mediante un profesional capacitado que se haga responsable ante el MGAP .

Señaló, además, que antes de hacer masiva la presentación de planes de uso de suelos hay dos aspectos en los que hay que trabajar más, brindando mayor capacitación a los ingenieros agrónomos: en los documentos de base, la cartografía, y en la utilización del modelo.

Trabajo Actual

Según destacó la jerarca, actualmente:

Se está trabajando con las empresas que presentaron los planes e invitando a otras, para profundizar en las zonas que no los presentaron.

Se avanza en la nueva cartografía. Hoy hay una buena cartografía en el país, pero no son mapas de suelo. Ello no impide que se puedan hacer buenos planes de uso, pero se quiere generar una nueva cartografía, más moderna, para ir mejorando las herramientas para la toma de decisiones.

Se progresa en la acreditación de técnicos, en la realización de actividades de capacitación y difusión en las zonas “nuevas”, en un plan de capacitación y de maestrías con la Facultad de Agronomía.

Se formó un comité técnico integrado por INIA, Facultad de Agronomía y RENARE para discutir todos los temas.

Plan de trabajo con el Instituto Nacional de Colonización que abarca más de 300.000 hectáreas con algunas realidades particulares.

Plan de trabajo con la Asociación de Escribanos para analizar qué considerar al hacer los contratos de arrendamientos y para que todos los sectores involucrados estén en conocimiento de la normativa vigente.

Se readecuan los laboratorios de suelos para la caracterización de los mismos y para apoyo institucional, para lo cual se suspendió el servicio de análisis de muestras al productor.

Se está trabajando para extender la metodología a la gran cantidad de proyectos de riego que se están presentando para cultivos de “secano” y cuya normativa estaba pensada para el arroz, y sólo obliga a presentar la rotación a cinco años, cuando ahora hay disponible una nueva herramienta.

Se mantuvo la obligatoriedad, a partir de 2012, para los lugares en los que ya estaba acordado —la cuenca de la laguna del Sauce y el área protegida de la laguna de Rocha— y para la gestión de exenciones impositivas en el marco de la Ley de Inversiones.

Consideraciones finales

Hacia el final de su presentación, Hill consideró que “si bien en un año se logró extender masivamente el uso del modelo, en algunas zonas se detectó dificultad para ajustarse a la metodología y a las herramientas solicitadas. No sólo al modelo y programa, sino que se observó la necesidad de capacitación en temas de descripción de suelos y otros de corte agronómico. Se necesita sobre todo, generar experiencia en las zonas de la nueva frontera agrícola, donde hay menor conocimiento y los suelos son más sensibles.”

Además señaló que “tampoco se cuenta aún con el fortalecimiento institucional de RENARE , previsto por el convenio con el Banco Mundial para implementar el programa de Planes de Uso de Suelos, por lo que se pospuso la contratación de especialistas, capacitación de los recursos humanos, adquisición de nuevo equipamiento y el desarrollo del procedimiento web para la recepción y monitoreo de planes, indispensable para el desarrollo de los mismos.”

A modo de resumen, la jerarca del MGAP expresó que “el uso sustentable del suelo es una prioridad de acción del Ministerio, que resulta en un gran desafío porque hasta hace pocos años se le dio muy poca atención y hay pocos recursos volcados a eso. En la RENARE hay 19 ingenieros agrónomos, por lo que es muy difícil depositar en ellos el cuidado de todos los suelos del país. Hay que apostar a la descentralización y al trabajo en red, para ser efectivos y obtener resultados, fortaleciendo la presencia en el interior. Por ello en este tiempo hemos trabajado de la mano de empresas privadas, de la Asociación de Ingenieros Agrónomos, de gremiales y de técnicos de la actividad privada; porque entendemos que trabajar en red es la única manera. Se requieren no sólo más recursos económicos, sino también más recursos humanos y nuevas habilidades que el país ha descuidado por décadas y hoy hay que reconstruir. ¿Cuántos de los ingenieros agrónomos que están trabajando hoy, tienen una buena formación en suelos? ¿Cuántos son capaces de realizar un mapa de suelo predial con un mapa de capacidad de uso? Esas capacidades son las que hay que recrear dentro y fuera de RENARE porque de ellas depende el éxito de los planes.”

 

Comparta este artículo

DeliciousDiggGoogleStumbleuponRedditTechnoratiYahooBloggerMyspaceRSS